EFE

Valladolid

Los grupos parlamentarios del PP y Vox, que sustentan el Gobierno de coalición de Castilla y León, han restado importancia y han asumido con "normalidad" las primeras disparidades de voto manifestadas este miércoles en el Pleno del Parlamento autonómico, donde han discrepado en materia de Diálogo Social y sobre la vigencia de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

"Normalidad absoluta", han resumido en declaraciones a EFE desde las filas populares al ser consultados por las votaciones de sendas iniciativas debatidas en las Cortes de Castilla y León, mientras que fuentes de Vox han negado que haya alguna "grieta" en la coalición.

La aprobación o rechazo de las proposiciones no de ley tienen un recorrido práctico relativo, ya que se trata de una instancia al Ejecutivo autonómico, pero sí traducen posicionamientos sobre ciertos temas, que en caso de ser trascendentes pueden anticipar futuras discrepancias en el seno del Gobierno.

En la anterior legislatura bastó una votación de una proposición no de ley sobre el modelo sanitario para que la disputa sobre esta materia quedara de manifiesto entre el PP y Cs, que se esforzaron por matizar y solventar aquella crisis, pero que fue uno de los ingredientes de la ruptura final del Gobierno.

En este caso, ambos partidos de la coalición de gobierno, restan importancia a lo ocurrido hoy, al entender la disparidad en el voto como muestra de que se trata de dos partidos diferentes, "con algún posicionamiento distinto" en estas y otras materias.

DIÁLOGO SOCIAL Y "OLIGARQUÍA" SINDICAL

En la primera de las iniciativas debatidas, que pedía garantías de apoyo "adecuado y efectivo" al Diálogo social y a las organizaciones sindicales y empresariales que lo integran, para defenderlas de "ataques derivados de posiciones ideológicas extremas", ha sido apoyada por el PP en las Cortes de Castilla y León, donde su portavoz, Raúl de la Hoz, ha pedido distinguir entre el apoyo a esa institución y las subvenciones a sus partícipes -los sindicatos UGT y CCOO y la patronal CEOE-.

Vox ha sido el único grupo que ha votado en contra de esta iniciativa, lo que ha significado que, por primera vez en la legislatura, los grupos parlamentarios que sustentan al Gobierno -PP y Vox- han votado diferente en una cuestión trascendente como este debate, surgido a raíz del anuncio del vicepresidente, Juan García-Gallardo (Vox), sobre la reducción de 20,3 millones -a la mitad- en las transferencias gestionadas por los sindicatos y la patronal.

En su réplica, De la Hoz (PP) ha comenzado por afear al socialista Luis Tudanca que haya modificado el texto de la iniciativa similar que fue aprobada hace dos años, pese a lo cual ha informado de que iban a votar "lo mismo" -a favor-, porque "nada ha cambiado" en el posicionamiento de su partido acerca del Diálogo Social, que ha comparado con un "faro" con el que la Junta ha aplicado políticas de "diálogo, entendimiento y moderación".

"Tengan la seguridad de que, a su pesar, va a continuar en el futuro", ha zanjado De la Hoz, quien ha pedido distinguir entre el debate sobre el futuro del Diálogo Social y sus acuerdos, para los que ha comprometido más recursos, y la financiación de las entidades que participan en él -UGT, CCOO y CEOE-, ya que se ha negado a pensar que el recorte anunciado por el vicepresidente García-Gallardo y asumido ayer por el presidente Alfonso Fernández Mañueco por la crisis económica actual, pueda ser un "cheque" sin el cual los agentes sociales se nieguen a llegar a acuerdos.

Por su parte, el representante de Vox Ignacio Sicilia ha defendido que su partido defiende el Diálogo Social, pero no "regar con dinero a unos escogidos agentes sociales", entre ellos unos sindicatos que ve como una "estructura oligárquica", por lo que ha pedido ampliar el número de participantes, entre quienes ha citado el sindicato Solidaridad, que ha puesto como ejemplo de que no están en contra de los sindicatos: "Tenemos uno", ha indicado.

"La paz social no se puede conseguir a golpe de billetera", ha remarcado Sicilia, quien ha reído desde la tribuna de oradores cuando ha preguntado a los socialistas si pensaban que Vox no iba a cumplir sus propuestas.

AGENDA 2030 VS AGENDA ESPAÑA

La discrepancia también ha surgido en la votación de un punto de la moción defendida por el procurador de Cs, Francisco Igea, que ha sido aprobada con los votos favorables de todos los grupo excepto Vox y que pide a la Junta cumplir los ejes alineados con los objetivos de la Agenda 2030.

Durante la presentación de la moción, Igea ha defendido que, en pleno siglo XXI no se puede "vivir en el aislamiento y en la autarquía", ya que "la globalización es inevitable y beneficiosa si se gestiona bien", en contraposición a la Agenda España por la que aboga Vox.

El portavoz de este partido, Carlos Menéndez, ha argumentado que, gracias a esta Agenda 2030, las clases medias se convertirán en las "pagafantas" de Occidente, ya que esta es una agenda "globalista" que perjudica a sectores como el agroalimentario y "carga de impuestos" a los trabajadores.

Por su parte, desde el Grupo Popular, José Luis Sanz ha criticado a Igea por presentar esta iniciativa con el único fin de intentar generar una controversia en el seno de la Junta por las posturas diferentes que defienden en este aspecto el PP y Vox, algo que ha catalogado de "paroxismo político".EFE