EFEValladolid

Producir robots en lugar de consumirlos abre una oportunidad de utilizar bien la inteligencia artificial y a la vez generar empleo en España, según plantea en una entrevista con la Agencia Efe el catedrático y experto en biotecnología Juan Manuel Corchado.

La inclusión de robots en la industria es una realidad y la inteligencia artificial puede extenderse a todos los campos laborales sustituyendo a las personas, lo que puede generar miedo social, una reacción que se puede rebajar si se ve la tecnología como una oportunidad de crear empleo, reflexiona el experto.

La idea que lanza el exdecano de la Facultad de Ciencias y exvicerrector de Investigación en la Universidad de Salamanca vaticina un futuro positivo a la inclusión de robots en cualquier trabajo, puesto que "la tecnología bien usada hará un país útil", defiende.

Recientemente, los Emiratos Árabes han aprobado la creación de un Ministerio que impulsará la inteligencia artificial, y Corchado recuerda que ese país estima que entre el 15 y 18 por ciento de su PIB de 2030 será fruto de la aplicación industrial de esos avances.

Así, sobre España, el catedrático explica que "los robots se estropean y necesitan mucha mano de obra, por lo que si España se pone a la vanguardia de otros países europeos como Francia o Alemania, será productor de robots en vez de consumidor", tema que ilustrará en su conferencia esta tarde en el Museo de la Ciencia en Valladolid.

En Castilla y León existen empresas productoras de robots y eso hace que sean líderes a nivel mundial, además la demanda de estudiantes de Ingeniería Informática ha aumentado y "en casi todas las provincias de la Comunidad está presente esta carrera", reflexiona el catedrático.

La inteligencia artificial surgió en Estados Unidos en la década de los cincuenta y sus primeras aplicaciones fueron en el campo de la medicina y militar, recuerda.

"Los equipos eran muy caros, aún siguen siéndolo, y en esos ámbitos era donde estaba el dinero para comprarlos", relata el investigador, que explica que la inversión de 1.500 millones de euros que ha presupuestado la Unión Europea hasta finales del 2020 puede convertirla en líder o al menos "estar a la altura de otros países".

Respecto al estudio reciente que mostró como el sistema operativo Android espiaba a sus usuarios a través de las aplicaciones preinstaladas, Corchado cuenta que actualmente tenemos mucha información y que "si eres una persona normal que no haces cosas ilícitas, no serás foco", por lo que hay que rebajar el miedo.

Igualmente, el catedrático apuesta por una legislación a nivel internacional "para que la gente no mueva información para hacer cosas que no son éticas" entre países con regulaciones diferentes.

En España, la legislación protege a la sociedad, aunque como es "difícil ponerle barreras al campo", Corchado dice que habrá que plantear la elaboración de una ley que ampare a la sociedad a medida que la tecnología y la inteligencia artificial avance.

Corchado es miembro del Advisory Group on Online Terrorist Propaganda of the European Counter Terrorism Centre (EUROPOL), es decir el grupo consultivo sobre propaganda terrorista en línea de la UE, y sostiene que los grupos más vulnerables que pueden sufrir espionaje son los delincuentes o aquellos que tienen hábitos que "bordean la ilegalidad", así como los niños y las personas mayores, por su falta de conocimiento o capacidad de reacción.

Además, este catedrático dirige el Grupo de Investigación de Bioinformática, Sistemas Inteligentes y Tecnología Educativa de Salamanca, que investiga la trazabilidad, la seguridad en las nuevas tecnologías digitales para garantizar las operaciones por internet, los contratos inteligentes y la creación de nuevas monedas, como las actuales bitcoines.

"¿Viviremos dominados por máquinas inteligentes o en un gran hermano global?" es la pregunta con la que el catedrático presenta la charla que ofrece este martes en el Museo de la Ciencia de Valladolid, conferencia incluida en el IX ciclo "Increíble...pero falso" en colaboración con el Centro Buendía de la Universidad de Valladolid.

En la actualidad Corchado es director del IOT Digital Innovation Hub, presidente del Instituto Internacional Investigador sobre Inteligencia Artificial (AIR Institute) con sede en Salamanca y profesor visitante en el Instituto Tecnológico de Osaka y de la Universidad Malaysia Kelantan. EFE

mjc/mr