EFEValladolid/Madrid

La búsqueda de Esther López, de 35 años y de cuyo paradero no se sabe nada en Traspinedo (Valladolid) desde el 12 de enero se reanuda este martes con nuevos rastreos en el río Duero por parte de agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y de los perros de las unidades cinológicas del cuerpo en otras zonas de la localidad.

Fuentes próximas a la investigación avanzan a Efe que está previsto que a lo largo de esta jornada tanto los buzos como los perros continúen la búsqueda de la mujer o de cualquier rastro de ella.

Se prevé también el uso de medios áreos si las condiciones lo permiten, ya que en el operativo de búsqueda la Guardia Civil cuenta con un helicóptero con base en León y un dron de la Unidad de Acción Rural para supervisar algunas zonas más agrestes.

Mientras, a última hora de la tarde del lunes, el Equipo Central de Inspecciones Oculares continuaba por segundo día en el domicilio del único detenido por su presunta implicación en la desaparición de Esther López. Se trata de un hombre de 40 años residente en el pueblo y natural de Laguna de Duero (Valladolid).

Tanto el domingo como este lunes, especialistas de la Guarida Civil han inspeccionado a fondo el domicilio en presencia del arrestado. Los agentes se han llevado diferentes muestras del domicilio que puedan arrojar en laboratorio alguna indicio o pista de la mujer, señalan a Efe las fuentes consultadas.

Agentes de Policía Judicial de la Comandancia de Valladolid han asumido la investigación con apoyo técnico de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y en la que también participan el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), el Grupo Cinológico de Castilla y León con sede en Zamora y del Servicio cinológico del Pardo (Madrid).

EL PADRE DE LA DESAPARECIDA DICE QUE ES COMO TENER UN PUÑAL CLAVADO

El padre de Esther López, desaparecida desde el pasado 12 de enero en Traspinedo (Valladolid), ha asegurado este lunes a Efe que la familia lo está pasando "muy mal" y ha comparado la situación que están viviendo con "tener un puñal clavado y no poderlo sacar".

Miguel López ha explicado que él no conoce ni ha visto al hombre detenido el pasado sábado por su supuesta implicación en la desaparición de su hija y ha manifestado que tampoco sabe si su hija le conoce.

El padre que tiene otra hija además de Esther ha subrayado que el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, ha estado en su casa y le ha asegurado que pondrán todos los medios a su alcance para encontrar a la joven.

Esther López mide 1,65 y tiene el pelo largo y castaño, los ojos marrones y en el momento de su desaparición vestía un pantalón vaquero negro y una cazadora, según la información difundida por la