EFEValladolid

El Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha realizado con éxito el primer implante en el mundo de dos prótesis cardiacas a través de catéter para reemplazar dos válvulas dañadas tras una década de investigación con técnicas de impresión 3D y realidad virtual.

Lo han anunciado este miércoles el director general de Sistemas de Información, Calidad y Prestación Farmacéutica de la Junta, José Ramón Garmendia, quien ha destacado el compromiso “firme” por potenciar la investigación y crear sinergias entre los diferentes centros sanitarios y educativos, y el gerente del hospital, José Manuel Vicente.

Junto a ellos ha comparecido el jefe del servicio de Cardiología, Alberto San Román, quien ha indicado que las valvulopatías, “muy frecuentes” sobre todo a partir de los 65 años, son un problema que se ve “a diario” en los hospitales, lo que llevó a crear una línea de investigación hace una década que ha propiciado ahora esta primicia mundial en el Clínico de Valladolid y otras dos relacionadas a nivel nacional.

El coordinador de la Unidad de Cardiología Intervencionista del hospital, Ignacio Amat, ha explicado que estos tres casos son soluciones que no se podían ofrecer hasta ahora a personas con problemas cardiacos, y el más importante consiste en la implantación de dos prótesis en dos válvulas introducidas a través de catéter.

“Es un caso novedoso, no son tecnologías nuevas, ya existen y las hemos aplicado a una indicación nueva, a un problema que hasta ahora no tratábamos con ellas”, ha detallado, en referencia al uso de implantes en 3D y la realidad virtual en el proceso de investigación.

Por otro lado, los dos casos pioneros en España son una prótesis aórtica que se implanta a través de catéter y otra nueva prótesis para tratar la insuficiencia tricúspide.

“Son nuevas tecnologías que han apostado por centros españoles, en este caso por nuestro hospital, y nos sentimos muy honrados por ello”, ha manifestado.

La prótesis aórtica ofrece ventajas como ser más fina y menos agresiva para el paciente, además de permitir su implantación con anestesia solo en la piel, lo que permite reemplazar la válvula del corazón “de una manera mucho más mínimamente invasiva”, según Amat.

Sobre la prótesis tricúspide, ha explicado que permite que pacientes que se hayan operado del lado izquierdo del corazón y desarrollen con el tiempo problemas en el lado derecho, que hasta ahora no se operaban de nuevo por tener mucho riesgo, tengan ahora esta alternativa.

Durante noviembre se trató a tres pacientes con cada una de estas novedades y, según el doctor, evolucionan de forma satisfactoria tras una operación que, en el caso de las prótesis, supone un coste de entre 15.000 y 25.000 euros el adquirir cada implante.

Respecto al número de casos que se pueden dar en España, el jefe del servicio de Cardiología ha detallado que, a partir de los 80 años, uno de cada tres individuos padece algún tipo de valvulopatía, siendo uno de cada seis casos moderados o graves.

En el caso particular del doble implante, Amat ha aclarado que aproximadamente una quinta parte de los pacientes a los que hay que poner una prótesis aórtica necesitan intervención en la válvula mitral, “lo que hoy por hoy no se está haciendo”, por lo que esta innovación ofrece esta alternativa “a un alto porcentaje de pacientes”. EFE