EFEValladolid

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes que en el debate electoral de anoche se vio a "una ultraderecha envalentonada" y a "una derecha achantada".

En un mitin organizado por el PSOE en el barrio vallisoletano de Pajarillos, como guiño a las clases trabajadoras y a la diversidad que encarnan sus vecinos, Sánchez ha lamentado que ni el candidato del PP, Pablo Casado, ni el de Cs, Albert Rivera, alzaran la voz contra los anuncios del dirigente de Vox, Santiago Abascal, para derogar el aborto o la ley contra la violencia machista.

"Callan porque hacen todo lo contrario a lo que hace el PP en Europa o los centristas en Francia, en Holanda y otras partes de Europa, que es combatir a la ultraderecha como se tiene que combatir: aislándola condenando su franquismo, su machismo, su xenofobia y su racismo, condenando todo aquello que representan valores contrarios a la democracia", ha argumentado Sánchez.

Ha lamentado que Casado y Rivera tampoco replicaran pretensiones como "suprimir las comunidades autónomas", que en su opinión han dado "oportunidades" a territorios como Castilla y León y el resto de autonomías, a pesar de que el PP, cuando ha gobernado, ha apostado por un "Estado centralista", sin reconocer "nunca la diversidad y la necesidad de extender los servicios públicos esenciales" hasta las pequeñas poblaciones.

En opinión de Sánchez, el debate también sirvió para constatar que "sólo hay dos opciones" el próximo 10 de noviembre: "votar al PSOE para que se pueda formar gobierno en España o votar al resto de formaciones políticas para continuar con el bloqueo".

Por esta razón, el presidente en funciones ha realizado en su intervención apelaciones constantes a la concentración del voto en torno al PSOE para que los votos "no caigan en saco roto", ya que la que dirige es "la única organización política que hoy puede garantizar un gobierno en España, un gobierno fuerte, estable y progresista".

Sánchez ha asegurado que, de conseguir los apoyos suficientes, gobernará con una "respuesta de izquierdas" a los problemas que tiene el país, entre los que ha citado el desempleo, la pobreza infantil, la vivienda y la violencia machista, pero ha añadido que es el "bloqueo" el que impide afrontarlos, por la falta de gobierno.

En la misma línea, el candidato socialista ha pedido a los electores "ganar bien" el próximo domingo, en referencia a un triunfo claro que pueda vencer "al bloqueo", y también para demostrar "a la derecha que la única manera de que puedan volver a ganar algo de confianza entre la ciudadanía española es aislando a la ultraderecha y no vetando como han vetado durante estos últimos años al PSOE".

"Vamos a gobernar desde la izquierda, con valores progresistas, para el conjunto de los ciudadanos pero sobre todo para aquellos que más sufren y más necesitan del sector público", ha resumido.

En el mismo mitin, también el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, ha apelado a lo ocurrido en el debate electoral para pedir la confianza para los socialistas, ya que Pedro Sánchez fue "el único" que se atrevió a hablar del "drama" de la despoblación.

Por ello, frente a los que hacen campañas para "no ir a votar" o en redes sociales "en b", Tudanca ha instado a los ciudadanos a "llenar las urnas" de votos socialistas, porque esta es "la única manera de que haya el gobierno que necesita Castilla y León".

"Seguimos estando aquí, somos gente de fiar, gente de palabra que cumplimos y defendemos Castilla y León", ha subrayado Tudanca, quien también ha criticado las "vagas" referencias que el candidato de Cs, Albert Rivera, hizo a Castilla y León, aunque en su lugar se refiriera a la Comunidad como "Castilla León", ha lamentado el socialista.

Junto a Sánchez y Tudanca ha estado también el alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Óscar Puente, quien ha hecho de anfitrión en uno de los barrios más "socialistas" de la ciudad si se observan los resultados de los últimos comicios.

Sin embargo, a pesar de los aplausos de sus seguidores, un grupo de vecinos ha recibido al presidente del Gobierno en funciones con reproches y demandas para resolver los problemas de venta de droga que existen en sus calles.

"No es un lugar idílico, pues todos sabemos que tiene problemas y que hay marginalidad con pobreza y delincuencia y muchas necesidades", ha reconocido ya en el mitin Puente, quien, pese a ello, ha defendido que el PSOE ha sido la única formación que se ha interesado por este barrio.

De hecho, ha destacado que era la primera vez que un presidente del Gobierno de España pisaba las calles de Pajarillos, algo que según ha remarcado tampoco ha hecho ningún presidente de la Junta de Castilla y León.

Según el regidor, este barrio humilde y obrero es el reflejo de las "virtudes" que tiene la izquierda de Valladolid, que ha puesto en marcha varias medidas para frenar la marginalidad y las desigualdades en esta zona este de la ciudad, ha apostillado. EFE