EFESegovia

La ciudad de Segovia ha comenzado este sábado su cribado masivo de test antígenos para detectar casos covid, con el que se prevé realizar unas 20.000 pruebas en cinco días consecutivos para conocer la situación epidemiológica real de la capital de provincia, que se sabe que es de "riesgo extremo".

Una fila de 16 mesas y 32 sanitarios en total -dos por puesto- presiden desde este sábado el pabellón Pedro Delgado, al que están llamados a acudir unas 46.800 personas, todos los censados en la ciudad de Segovia mayores de 12 años que no hayan pasado la enfermedad en los últimos tres meses.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, José Mazarías, ha visitado el polideportivo a mediodía y, en declaraciones a los medios, ha informado del "riesgo extremo" en el que se encuentra la ciudad, circunstancia que ha motivado la realización de este test multitudinario.

Ha señalado que la tasa de incidencia acumulada en la capital en los últimos 14 días es de 2.420 casos por 100.000 habitantes, y de 1.459 en la última semana, mientras que en toda la provincia, estos indicadores son de 2.083 y 1.081, respectivamente.

Otros datos que han llevado a organizar esta campaña de test masiva, según ha detallado el delegado, ha sido el nivel de positividad detectado en la capital respecto a las pruebas que se hacen, que es de un 23 %, mientras que en la provincia es del 17 %.

Mazarías ha declarado no querer "esconder" otras cifras, la de las tres personas que han fallecido en las últimas 24 horas a causa del covid, los tres trasladados que se han producido al Hospital Clínico de Valladolid y la de una persona más que ha pasado a la UCI, donde hay 14 personas ingresadas por covid.

Como datos positivos o al menos "esperanzadores", el delegado de la Junta ha celebrado que este sábado hay menos hospitalizados por el virus que en el día de ayer, de 124 a 120, ya que este viernes se dieron 16 altas.

Sobre la cuestión de las vacunas, el delegado ha reconocido que "el congelador está vacío", pero que esta próxima semana esperan la llegada de 1.170 dosis, que servirán para poner la segunda tanda a los que ya recibieron la primera en los días 5, 6 y 8 de enero, y para poner otras 100 a sanitarios del hospital.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, también ha visitado el dispositivo este sábado y ha informado de que en las tres primeras horas de esta primera jornada, desde las 9:00 a las 12:00 horas, se habían realizado ya 1.200 pruebas, que han discurrido de forma "ágil" y "fluida".

La regidora ha detallado que, aunque a primera hora se ha acumulado un poco de cola, enseguida se ha relajado el flujo de personas, para el que hay preparado un extenso serpentil con el fin de que los voluntarios esperen su turno mientras mantienen la distancia de seguridad.

Por último, la coordinadora del dispositivo, Elsa Ruiz, ha explicado que la previsión es de realizar unas 1.300 pruebas por cada franja horaria, que están organizadas por orden alfabético en función de la primera letra del apellido, por lo que se espera hacer unos 4.000 test al día, 20.000 en total, hasta el miércoles.

Desde que una persona da positivo en el test, la enfermera ha asegurado que en menos de media hora, un miembro del equipo, formado por sanitarios y voluntarios de Cruz Roja y Protección Civil, se lo comunican a la persona afectada: "Lo más importante es que desde ese momento empiece el aislamiento", ha advertido.

Más tarde, recibirá otra llamada en la que deberá informar de cuáles han sido sus contactos estrechos en los últimos días, para que el equipo de rastreadores puedan completar el estudio.

Durante la mañana de este sábado, se han trasladado al lugar del cribado cientos de vecinos como María Teresa, de 78 años, que cuando supo que se haría este cribado no dudó ni un momento en participar, al igual que toda su familia.

"Me da la seguridad de que cuanto más nos lo hagamos, sobre todo por los asintomáticos, antes podremos frenar todo esto", ha comentado en declaraciones a Efe.

También han pasado por las instalaciones personas más jóvenes, como Eduardo Barrios, de 24 años, quien piensa que habrá una alta participación porque "la gente, con tal de que esto se acabe, con tal de que esto mejore, va a hacer todo lo que el Gobierno diga". EFE