EFEÁvila

El Ayuntamiento de Las Navas del Marqués (Ávila) y la Diputación provincial, una vez evaluados los daños producidos por la gran tromba de agua que descargó en la tarde del lunes en este municipio, solicitarán al Gobierno la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil, antes denominada zona catastrófica.

Este anuncio ha sido realizado este martes a los periodistas tanto por el alcalde de la cuarta población de la provincia, con 5.100 habitantes, Javier Sastre, como por el presidente de la institución provincial, Carlos García, que ha visitado el epicentro de la riada.

Hasta allí se ha desplazado también el viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias, José Luis Sanz, acompañado por la directora general de la Agencia de Protección Civil de Castilla y León, Irene Cortés, quien ha destacado la actuación conjunta de todas las administraciones en estos casos.

Previamente, el subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, ha confirmado que el miércoles se trasladará hasta Las Navas del Marqués un funcionario para evaluar los daños producidos por el agua y comprobar si entran dentro de las ayudas que contempla la zona catastrófica.

Asimismo, el Ayuntamiento ha comenzado a evaluar los daños causados a las infraestructuras municipales, entre las que figuran piscinas, el polideportivo municipal, muros de contención, calles cuyo pavimento fue levantado o hundido por la fuerza del agua.

Además, el Consistorio navero ha instado a los vecinos a que realicen un "listado" de los daños que han sufrido en sus casas, garajes y negocios, para que después pueda ser presentado ante las diferentes instituciones, cuyos responsables se han ofrecido a ayudar en este sentido.

Por el momento, el presidente de la Diputación ha indicado que en la zona de la Colonia Botella, situada en el barrio de La Estación de Las Navas, junto al arroyo Corcho, cuyo cauce se desbordó por la gran cantidad de agua que descargó en la zona y el tapón que se produjo en el túnel que discurre por debajo de la carretera, provocando el aumento del caudal hasta cerca de 5 metros.

Las autoridades han visitado en la mañana de este martes la zona en la que se encuentran algunas de las casas que se vieron más afectadas y de las que llegaron a ser evacuadas una veintena de personas, muchas de las cuales se tuvieron que subir al piso de arriba ante la crecida del caudal del agua.

Un caudal que arrastró todo tipo de maleza, árboles y coches aguas abajo en este barrio de la Estación cuyos 300 vecinos en verano -150 en invierno- aún continuaba sin suministro de agua potable.

Los operarios de las diferentes administraciones se encontraban trabajando en el lugar de los hechos para, además de ayudar a los vecinos a limpiar las viviendas y a extraer de las mismas sus enseres, tratar de recuperar el suministro de agua.

Carlos García ha indicado que la Diputación ha puesto "a disposición" del Ayuntamiento "todos los medios mecánicos", con un total de una docena de excavadoras, retroexcavadoras, camiones y minis, que este martes se afanaban en la retirada del barro y la maleza acumulada dentro y fuera de las viviendas.

Asimismo, intentaban limpiar las parcelas del agua y el lodo acumulados, para después retirar los coches que aún permanecían sobre los muros, tras ser arrastrados por la fuerza del agua, tras dos horas en las que no paró de llover de forma torrencial.

El presidente de la Diputación también ha anunciado que el miércoles se trasladarán a Las Navas del marqués 24 personas de cuatro cuadrillas para realizar tareas de "desbroce y de poda", ya que aguas abajo del arroyo se produjeron "movimiento de tierras y árboles".

Tanto Carlos García como José Luis Sanz han trasladado su "solidaridad y apoyo" a los vecinos y visitantes de Las Navas del Marqués, una localidad residencial, próxima a la Comunidad de Madrid, que en verano puede llegar a duplicar y triplicar su población. EFE