EFELaura López Segovia

El Festival Internacional de Títeres de Segovia (Titirimundi), gracias al calor, ha llenado este domingo las calles de Segovia en el día más concurrido de esta trigésimo sexta, lo que ha permitido vivir por fin momentos como los que se recordaban antes de la crisis sanitaria.

Unas mil personas han estallado en carcajadas durante casi una hora gracias al espectáculo “The Crazy Mozarts”, de Mundo Costrini, un número de humor y música que ha acabado con todo el público entregado, entonando la melodía de “Oda a la Alegría” de la Novena Sinfonía de Beethoven.

Con su función basada en el cine mudo y los dibujos animados, dos excéntricos músicos han hecho reír a niños y adultos con un número repleto de situaciones absurdas, teatro de acción, música en vivo y números de circo.

Un sol radiante en un cielo despejado de nubes también ha dado un respiro a compañías como Sofie Krog Teater, que este año está de estreno nacional de su obra "The Quacksalver".

Aunque ayer tuvo que resguardarse de la lluvia con algunas adaptaciones en su puesta en escena, este domingo ha culminado con éxito sus tres funciones programadas en plena Plaza Mayor y un gran público.

El suyo es un espectáculo de títeres de guante hechos de silicona y tela de estética 'cartoon' combinado con el trabajo actoral de David Faraco, que se incorporó a la compañía fundada por la danesa Sofie Krog en 2008.

"Los espectáculos callejeros, en los que se interactúa con el público tanto, la mejor manera de que crezcan es actuar para ir puliendo y que surjan cosas nuevas… El público te da cosas y te quita otras, es un acuerdo al que se llega poco a poco", ha comentado en declaraciones a Efe el actor.

Faraco encarna el personaje de un charlatán ambulante que llega a una ciudad para vender un producto milagroso llamado 'Wonder Tonic', un elixir mágico que cura "todos los pesares", entre ellos el sobrepeso, la alopecia, la vejez o las flatulencias.

Según se desarrolla la historia, el público descubre entre risas que el vendedor es adicto a su propio jarabe y sufre por ello graves efectos secundarios que intenta ocultar con esfuerzo pero sin éxito ante sus potenciales clientes.

La autora de la historia y creadora de los títeres, Sofie Krog, ha explicado a Efe la reflexión que subyace en este divertido espectáculo, pensado no sólo para hacer reír: "es una parodia del mundo en el que vivimos, en el que estamos todos obsesionados con hacer ejercicio, ponernos guapas, ponernos las tetas para arriba, no tener nada de grasa… y hacer una broma sobre eso", ha comentado.

"Todos crecemos, todos vamos a ser más mayores y realmente hay que aceptarlo y dejarnos de remedios milagrosos, no somos jóvenes para toda la vida y hay que ser feliz con eso", ha defendido.

La dramaturga se ha mostrado muy feliz por participar en esta edición tan especial para el festival de Titirimundi, ya que este año han vuelto sus fechas de primavera y las funciones en la calle después de dos años de restricciones por la pandemia.

"Titirimundi es una fiesta de los títeres, donde los titiriteros vuelven año tras año, hay muchos clásicos, y se nota que el público en Segovia ha visto muchos títeres… es muy agradable", ha celebrado la artista.

En un tono más intimista, la compañía Escarlata Circus ha representado este domingo en uno de sus pases matinales en la Sala Sirenas del Casino de la Unión su función "Corroc", toda una experiencia inmersiva de luces, objetos y proyecciones audiovisuales en torno a las piedras, el corazón y el arte.

Gracias al buen tiempo el emblemático Carrusel d’Andrea ha estado rodando sin descanso durante todo el día a los pies del Acueducto de Segovia y, a unos metros, los juegos de ingenio instalados por la compañía Guixot de 8 han podido brillar en todo su esplendor y ser disfrutados por una gran afluencia de gente.

Para la tarde hay programados muchos otros pases en calles, patios y salas de Segovia como el Teatro Juan Bravo, donde a las siete de la tarde tendrá lugar la obra "Jojo", de la compañía Ytúquépintas.

Con dibujos hechos con arena sobre una mesa de luz artesanal y música en directo, esta compañía española narra una historia basada en la del primer orangután que fue rescatado de su cautiverio por el proyecto internacional Animal Rescue.

Es el caso también de "Donde siempre, siempre", de Lupe Estévez, que llenará una de las salas de La Cárcel_Segovia Centro de Creación de cuentos tradicionales para hablar de temas como la migración; y de "Plastic Heroes", del israelí Ariel Doron, que en el mismo centro cultural pondrá sobre la mesa los horrores de la guerra, en contraposición con la inocencia de los juegos de niños. EFE