EFEValladolid

Un millar de camiones, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, han pasado la noche en diversas áreas de servicio situadas en la AP-1 junto a las poblaciones burgalesas de Rubena y Miranda de Ebro, ante la imposibilidad de circular debido a la nieve.

Desde primeras horas de esta mañana, varias máquinas quitanieves han encabezado los convoyes organizados para liberar a los vehículos pesados de su retención (embolsados) en lugares habilitados para no dificultar la circulación de los vehículos de menor tamaño.

Detrás de las máquinas, con la calzada despejada de nieve, han podido circular en caravana los camiones retenidos para abandonar este corredor de la AP-1, antigua autopista de peaje de aproximadamente 70 kilómetros entre Rubena y Miranda de Ebro, desde anoche en nivel amarillo (se puede circular con precaución).

El frente frío que desde primeras horas de este pasado sábado atraviesa la mitad norte de la península de oeste a este ha perdido fuerza este domingo al continuar su desplazamiento, por lo que se espera una menor intensidad a partir del mediodía que pueda atenuar en Castilla y León las restricciones, dispositivos de alerta y emergencia.

Durante las próximas horas, la cota de nieve subirá en la Cordillera Cantábrica (Burgos y Palencia), también en la Ibérica (Soria), y se prevén nuevas nevadas a partir del miércoles (1 de diciembre), aunque con menos virulencia que las de este fin de semana, según las mismas fuentes. EFE