EFESalamanca

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha advertido de que la pandemia no ha terminado y se ha preguntado por qué se pierde el miedo a esta enfermedad, además de ensalzar el papel de los sanitarios durante la pandemia y alabar al sistema sanitario por haberse sabido adaptar.

En su intervención durante la entrega de la Medalla de Oro de la Universidad de Salamanca (Usal) a los profesionales sanitarios por su gestión durante la pandemia, Casado ha advertido de que, si hay "una mayor normalidad, no quiere decir que no siga entre nosotros -el coronavirus-".

"No entiendo por qué se pierde el miedo a una enfermedad como esta", ha expresado la consejera, quien ha alertado de que "la pandemia está ahí" y "sigue existiendo".

Ante el trabajo realizado por los profesionales sanitarios, la consejera ha asegurado que el mayor reconocimiento que se puede hacer "es cuidarse para evitar los contagios", por lo que "es el mayor aplauso".

"Queda menos tiempo para vencer a este virus. Estoy encantada de comprobar que el 95 por ciento de los mayores de 60 tienen al menos una dosis puesta. Pero no podemos bajar la guardia y tenemos que seguir enfrentándonos al virus durante un tiempo", ha destacado.

Verónica Casado ha ensalzado el papel desempeñado por los profesionales sanitarios durante la pandemia, porque ha sido "una auténtica guerra contra un enemigo silencioso que se aprovecha de los afectos e interacciones para propagarse" y del que "nada se sabía".

Han sido los profesionales, como ha explicado Casado, los que han estado "en la primera línea de contención de la batalla", que se han enfrentado a diario "a situaciones muy duras y complejas, emocionalmente difíciles, dando lo mejor de sí para que los ciudadanos se recuperaran lo antes posible".

También ha desempeñado una función importante el sistema sanitario de Castilla y León, ya que, en opinión de la consejera de Sanidad, "la pandemia obligó a reorganizarse" y ha demostrado "una enorme plasticidad gracias a los profesionales".

Por su parte, el rector de la Universidad de Salamanca (Usal), Ricardo Rivero, ha reconocido que esta Medalla de la institución académica se ha entregado cuando ha pasado "el momento de mayor peligro, buscando un valle, un momento de mayor reposo".

"Corresponder es trasladar a quien nos ha entregado algo, que nos ha ayudado, nuestro compromiso de atención a sus propias necesidades. Esto es lo que debemos hacer con los profesionales, darles lo que nos pidan: recursos", ha agregado.

En nombre de los médicos, ha intervenido el director médico del Complejo Hospitalario de Salamanca, Pedro Gómez de Quero, quien ha pedido a la sociedad, y sobre todos a los jóvenes, que comprendan que "esto no ha terminado" y que deben "ser responsables" y ayudar a los sanitarios "a salir de la tormenta".

Por las enfermeras, María del Mar González-Conde ha destacado el equipo formado para hacer frente a la pandemia y la coordinación, que "no ha podido ser mejor con las instituciones" y entre todos los sanitarios. EFE