EFEZamora

La comunidad de bienes inscrita como propietaria de las aceñas de Olivares de la ciudad de Zamora las ha sacado a la venta, pero el Ayuntamiento de Zamora intentará impedir su compra y reclamará que esas construcciones sobre el río Duero que datan del siglo X pasen a ser de titularidad pública.

Esas aceñas, que en su origen fueron del cabildo catedralicio y son las más emblemáticas de la ciudad al situarse bajo la seo zamorana, están destinadas a uso turístico municipal desde el año 2003 al utilizarse como embarcadero y centro de interpretación de los ingenios hidráulicos.

Por ello, el Consistorio zamorano, que suscribió un convenio para el uso de las instalaciones vigente hasta el año 2028, no sólo se ha opuesto a la venta sino que además ha reclamado a la Confederación Hidrográfica del Duero que ejerza sus competencias y reclame la propiedad de las aceñas al haber caducado la concesión de aprovechamiento hidráulico.

Esos históricos molinos hidráulicos han sido propiedad desde el año 1978 de una comunidad de regantes que hace cuatro años las vendió a una comunidad de bienes, ambas vinculadas a la central lechera Gaza.

En 2017, la venta se formalizó por mil euros y un año después los propietarios se dirigieron al Consistorio zamorano para reclamarle 600.000 euros por la compra de las aceñas, algo a lo que no accedió el Ayuntamiento de Zamora, que hasta ahora no había hecho pública la situación.

Sin embargo, la puesta a la venta y la colocación este martes de un cartel, ya retirado, de una inmobiliaria que ofertaba las aceñas ha llevado al alcalde de Zamora, Francisco Guarido, a hacer pública su postura este miércoles en rueda de prensa.

A su juicio, la intención de vender las aceñas de Olivares, en las que el Consistorio zamorano invirtió con fondos europeos más de 1,5 millones de euros a finales de los años noventa para su reconstrucción, es digna de "una novela picaresca".

Para el primer edil zamorano la venta es "absolutamente ilegal y fraudulenta" y se basa para afirmarlo en que el aprovechamiento hidráulico que se les concedió lleva décadas caducado, por lo que, según la ley, han pasado a ser propiedad de la Confederación Hidrográfica del Duero.

Sin embargo, al no haber actuado aún la CHD pese a los requerimientos del Consistorio zamorano, el Ayuntamiento está dispuesto a acudir a los tribunales para defender el interés público.

Su intención es que, una vez reconocido judicialmente que la CHD es la legítima propietaria, el organismo de cuenca se las ceda al Ayuntamiento de Zamora de forma permanente para dar un uso recreativo de esos antiguos molinos hidráulicos.

Por el momento, el cartel de se vende colocado en las piedras históricas de las aceñas ya ha sido retirado, antes incluso de que el Ayuntamiento lo exigiera en arreglo a la ley del Plan Especial del Casco Histórico de Zamora, al tratarse de un edificio con el máximo nivel de protección patrimonial, lo que impide colocar cartelería de ese tipo sin autorización previa.

Sin embargo, la inmobiliaria Suavis Domus ha confirmado a Efe que el inmueble sigue a la venta y con algunas personas que ya se han interesado en la compra de esas aceñas de la margen derecha del río Duero a su paso por Zamora. EFE