EFESalamanca

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez, ha considerado hoy "una obligación" mejorar los tiempos de respuesta a las enfermedades raras y ha resaltado la necesidad de dar "un mayor impulso" a la investigación y a los nuevos medicamentos que faciliten el tratamiento.

Sáez, que ha inaugurado en Salamanca el II Congreso de Enfermedades Raras de Castilla y León, ha reconocido, en declaraciones a los periodistas, la necesidad de mejorar los tiempos de respuesta a las enfermedades raras al considerar que el carácter poco frecuente de las mismas hace que el diagnóstico se produzca "demasiado tiempo después" desde que aparecen los síntomas.

En este sentido, ha recordado que la Consejería de Sanidad está desarrollando un modelo de atención que pretende "reducir los tiempos de diagnóstico y de acceso al tratamiento".

Asimismo, se ha referido a la nueva Unidad de Diagnóstico del Complejo Asistencial de Salamanca con una inversión de un millón de euros y que ha permitido la puesta en marcha de dos secuenciadores masivos de ADN.

Sin embargo, lo "importante" para el consejero es el funcionamiento en red de la pediatría y de los laboratorios en el conjunto de la comunidad autónoma para que allí donde se produzca la sintomatología "el diagnóstico se pueda realizar con mayor rapidez".

De este modo, ha subrayado el "esfuerzo" que se está haciendo en la formación de los profesionales y ha estimado que el sector público "tiene que liderar el desarrollo de nuevos medicamentos", una tarea que, en los momentos actuales, "no atrae a la industria farmacéutica, precisamente, por tratarse de pocos casos", ha remarcado.

Tras señalar que el cinco por ciento de la población en Castilla y León y en España tiene alguna enfermedad rara Sáez ha señalado que se está construyendo un registro, pero que las dificultades de diagnóstico hacen que se tenga que seguir depurando.

Ha calificado de "fundamental" la información en torno a este tipo de trastornos para "cuantificar y analizar el problema y poder darle una respuesta adecuada".

En su opinión, la situación no se resuelve sólo con una unidad de diagnóstico, sino con "una red de pediatras formados adecuadamente, con servicios de pediatría hospitalarios que den esa respuesta y con el apoyo de las asociaciones de familiares y del Centro Estatal de Enfermedades Raras" que tiene su sede en Burgos.

Por otro lado, y respecto a las reivindicaciones de las asociaciones de diabéticos en relación a la implantación del medidor continuo de glucosa, Sáez ha señalado que esa tecnología aún no se ha incorporado a la cartera de la Sanidad pública en España, pero que en Castilla y León se incluirá este año, al menos para los menores de 18 años.

Posteriormente, ha visitado la nueva resonancia magnética nuclear del Complejo Asistencial de Salamanca incluida en las adquisiciones de nueva tecnología para el nuevo hospital por un montante de 55 millones de euros durante 2018 y 2019. EFE