EFEValladolid

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) centran este martes en seis kilómetros de río la búsqueda del cocodrilo que varios vecinos y un policía local dijeron haber visto en Simancas (Valladolid) el pasado fin de semana.

Fuentes de la Guardia Civil, a la que pertenecen el SEPRONA y el GEAS, han explicado a Efe que el dispositivo para encontrar al animal se ha reanudado a primera hora de esta mañana, en concreto en el trayecto localizado entre las instalaciones de la central eléctrica de Simancas y la zona de Pesqueruela de esta población.

Fue el sábado cuando habitantes de Simancas manifestaron a la Policía que habían visto el día anterior al reptil, mientras en esa fecha otra persona dijo que también lo había observado, igual que un agente de la Policía Local, que también lo vio.

Para encontrar al cocodrilo, se acordonaron entonces varias zonas con el fin de que nadie pudiera acceder al área situado en el camino de Pesqueruela, un triángulo ubicado en la confluencia del río Pisuerga con el Duero, que se encuentra a unos veinte kilómetros de Valladolid capital.

Ante la situación generada por el avistamiento del animal, los alcaldes de Tordesillas, San Miguel del Pino y Villamarciel emitieron bandos municipales para alertar a la población de la posible presencia del cocodrilo a las orillas del río Duero.

Un biólogo identificó huellas en la ribera de la confluencia del Duero y Pisuerga que consideró que podían corresponder a las de un "cocodrilo del Nilo", una especie considerada peligrosa, pero también asustadiza, según informaron el domingo fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

El jefe del Servicio de Rastreo Forestal de la Asociación Chelonia, Fernando Gómez, se desplazó ayer lunes hasta la zona del avistamiento y aseguró a los periodistas que los indicios observados hasta este momento durante el recorrido que efectuó para buscar al animal no tenían que ver con un reptil de gran tamaño.

Rastreando, leyendo el terreno, no hay indicios de un reptil grande, pero "eso no significa que no esté", concretó Gómez, quien matizó que los cocodrilos son adaptativos, pueden aguantar sin comer, son huidizos, se pueden mover y se ocultan bajo el agua.

Fuentes de la Guardia Civil han asegurado este martes a Efe que está previsto continuar con las labores de búsqueda del reptil durante todas esta jornada y, en el supuesto de no dar con el cocodrilo, continuarán mañana, miércoles. EFE