EFESalamanca

Una campaña para evitar la marcha de médicos de su territorio se ha puesto en marcha en más de cien pueblos de la provincia de Salamanca, para lo que han comenzado a colgar en los consultorios o en los propios ayuntamientos una pancarta en la que se puede leer el lema "Nuestro médico se queda".

La campaña la inició el PSOE en la Diputación Provincial de Salamanca, ya la han secundado municipios gobernados por el PP o por Ciudadanos, y está abierta a ayuntamientos, asociaciones vecinales o entidades locales.

Según ha confirmado a Efe el portavoz socialista en la institución provincial y alcalde de Juzbado, Fernando Rubio, por el momento ya han colgado la pancarta municipios como Béjar, Candelario, Juzbado, El Payo, Monleras, Villaseco de los Gamitos, La Bastida, Fuenterroble de Salvatierra, Parada de Arriba, Monterrubio, Ledesma, Puerto de Béjar, El Bodón, El Manzano, Serradilla del Arroyo, Morille, Robleda, Espino de la Orbada, Aldeatejada o Aldehuela de Yeltes.

Para Fernando Rubio, "lo que hay que dejar claro es que la reforma sanitaria que pretende poner en marcha la Junta de Castilla y León se va a cargar un sistema de atención horaria ordinaria de médicos y enfermeros y enfermeras".

En su opinión, con el nuevo plan del Gobierno autonómico "se van a acabar las consultas ordinarias, algo que para la mayoría de los pueblos de Salamanca y de Castilla y León va a ser una auténtica tragedia".

Por ello, se decidió iniciar esta campaña que, aunque la puso en marcha el PSOE, trata "de evitar banderas políticas, por lo que en las pancartas no aparecen los logotipos de ningún partido político, para evitar que se nos diga que se politiza el problema".

"Es una campaña abierta a toda persona o institución que quiera defender nuestra dignidad, exigiendo que se retire el documento marco publicado por la Junta de Castilla y León que anuncia el nuevo modelo de atención sanitaria en el medio rural", ha añadido Rubio.

Incluso esta campaña ha abierto una web (www.nuestromedicosequeda.es) en la que se justifica la iniciativa en la idea de que el nuevo plan del Gobierno autonómico "es un modelo terriblemente agresivo" contra los pueblos y los entornos rurales de Castilla y León.

Se añade que, de llevarse a cabo, "supondría un golpe cruel, un castigo injusto y una maniobra brutal contra los pequeños municipios, los más vulnerables y los que sin duda sufren mayor abandono institucional".

El alcalde de Juzbado, un municipio de 191 habitantes de la zona de Ledesma, ha reconocido, además, que "muchos médicos ya están colgando en sus consultas los carteles de la campaña porque es una medida que también va a perjudicar a los profesionales sanitarios que ya ven una amortización de plazas y eliminación de puestos de trabajo".

La página de Internet añade que el Gobierno de Castilla y León comienza "a dejar claro que lo que pretenden es quitarse el problema de encima, reduciendo la asistencia sanitaria rural a situaciones de urgencia". EFE

1010946

jsc/erbq

(foto)