EFEValladolid

Castilla y León ha acatado el fallo del Tribunal Constitucional, conocido este jueves, que anula el cobro de un gravamen medioambiental establecido por ley en esta comunidad autónoma, en este caso sobre la empresa Nuclenor, propietaria de la central nuclear de Santa María de Garoña, a la que deberá devolver 28 millones de euros.

Esta cantidad corresponde a casi dos anualidades desde la implantación, en 2018, de un impuesto que gravaba la afección medioambiental ocasionada por actividades de diversa índole como aprovechamientos de agua embalsada, las líneas de alta tensión o la incidencia de parques eólicos.

En el caso de la central de Santa María de Garoña, situada en Quintana Martín Galíndez, en el municipio burgalés de Valle de Tobalina, ha sido de 15 millones anuales por el almacenamiento en su entorno de residuos radiactivos generados durante décadas de actividad hasta el cese de actividad, en 2012, y su desafección, en 2018.

Fuentes de la Consejería de Economía e Industria han confirmado a Efe que tuvieron conocimiento de la sentencia hace dos días, cuyo contenido estudia para analizar la forma de acatar este fallo del Tribunal Constitucional que estima un recurso interpuesto por el Gobierno de España.

El fondo del dictamen apunta a la incompatibilidad de dos gravámenes por una misma causa, prevaleciendo el del Gobierno de España, por lo que Castilla y León deberá devolver a Nuclenor 28 millones de euros cobrados indebidamente por casi dos anualidades.

No obstante, las mismas fuentes han puntualizado que la naturaleza de ese impuesto era el de contrarrestar, mediante inversiones para la reactivación económica de la zona a cargo de la tasa, el declive social y económico a que ha dado lugar la paralización de la actividad productiva de Garoña y su desafección.

Por esta razón, el Gobierno de Castilla y León ha pedido al de España que revierta en la comarca de Valle de Tobalina el canon que cobre a Nuclenor, en atención al criterio de responsabilidad social con que el primero estableció esa carga fiscal anual que ahora debe reintegrar, según las mismas fuentes. EFE

rjh