EFEValladolid

Castilla y León es la segunda comunidad después de Cantabria en la que más ha retrocedido la emancipación de sus jóvenes entre 16 y 29 años, que ha pasado del 18,9 por ciento a final de 2017 al 16,4 en el mismo de 2018, por debajo de la media nacional que se situó en el 19 por ciento.

El porcentaje de jóvenes que reside fuera de sus hogares familiares ha retrocedido 2,5 puntos porcentuales en un sólo año en la Comunidad, según los datos del Observatorio de Emancipación Juvenil del segundo semestre de 2018 conocidos este jueves.

A lo largo de este periodo el nivel de participación de las personas jóvenes de Castilla y León en el mercado de trabajo ha aumentado en términos de actividad y empleo mientras que ha disminuido la temporalidad y las jornadas a tiempo parcial, según los datos del Observatorio recogidos por Efe.

No obstante, "Castilla y León es una de las comunidades en las más probabilidades hay de que una persona joven esté subocupada y sobrecualificada cuando consigue ocupar un puesto de trabajo", con el matiz además de que los avances en los niveles de empleo y contratación indefinida han afectado en gran medida a la población joven que aún reside en el domicilio familiar.

En cuanto al mercado inmobiliario de Castillo y León, no es de lo más excluyentes para la población joven, "aun cuando ello suponga que para alquilar una vivienda, la principal vía de emancipación residencial, una persona joven hoy en día debería reservar el 57,2% de su salario solo a hacer frente al pago del alquiler" en esa Comunidad.

En el conjunto nacional, sólo el 19 % de los jóvenes menores de 30 años ha logrado emanciparse en España, según el citado estudio del Consejo de la Juventud, en ese segundo semestre de 2018, un año que concluyó con la menor proporción de la última época de personas de 16 a 29 años residiendo fuera del hogar familiar.

Es más, en seis comunidades autónomas (Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, el País Vasco y Cantabria), esta proporción no alcanzaba ni el 17 %, entre otras cosas porque para que un joven pueda alquilar en solitario tiene que destinar más del 90 % de su salario, que es de una media de 900 euros al mes.EFE