EFEValladolid

La Comunidad de Castilla y León se ha situado durante el primer trimestre del año como la segunda autonomía con la tasa más baja de disoluciones matrimoniales por cada 10.000 habitantes, al registrar 4,4, por detrás de Madrid, con el 4,3, mientras la media nacional se calculó en 5,4.

En España, las demandas de disolución matrimonial presentadas durante el primer trimestre de 2021 aumentaron el 5,7 por ciento respecto al año pasado, según los datos recogidos por el servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial dados a conocer este miércoles.

Las separaciones y divorcios consensuados se incrementaron en un 9,7 por ciento en todo el país, mientras, por el contrario, las separaciones no consensuadas disminuyeron el 14,4 por ciento.

Canarias, Comunidad Valenciana, Cantabria y Murcia encabezan la lista de territorios que superaron la tasa media del trimestre, que fue de 5,4.

De forma global, entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2021 se presentaron 15.048 demandas de divorcio consensuado; 9.290 demandas de divorcio no consensuado; 723 de separación consensuada y 304 de separación no consensuada. En todo el trimestre se presentaron 22 demandas de nulidad, una menos que hace un año.

Poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial presentadas en el trimestre con la población a 1 de enero de 2021 se observa que el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se dio en Canarias, con 6,4; la Comunidad Valenciana, con 6,3; Cantabria y Murcia, con 6; Islas Baleares y Cataluña, con 5,8; y Andalucía, con 5,7.

Todas ellas superaron la media nacional, que fue de 5,4.

Las tasas más bajas del trimestre se dieron en Madrid, con 4,3; Castilla y León, con 4,4; y País Vasco, con 4,7. EFE

erbq