EFEValladolid

CCOO de Castilla y León ha advertido hoy que a las medidas que se deben tomar este verano para evitar los golpes de calor en actividades laborales como la construcción ahora se añaden las que se aconsejan para frenar la expansión del coronavirus, lo que puede resultar molesto para algunos trabajadores.

La Federación de Construcción y Servicios de CCOO de Castilla y León ha presentado una campaña en la que se recogen una serie de recomendaciones para evitar los golpes de calor en determinadas actividades laborales que se desarrollan al aire libre.

Aunque no están establecidas como recomendaciones, la secretaria general de la Federación de Construcción y Servicios de CCOO de Castilla y León, Lourdes Herreros, ha reconocido que en determinadas normas implantadas con motivo de la pandemia de la Covid-19, como el uso de mascarilla, puede resultar molesto su cumplimiento.

Ha indicado que en muchos de los trabajos que se desarrollan en actividades como la construcción es difícil mantener una distancia entre los trabajadores, por lo que el uso de mascarilla es necesario.

Por otra parte, según ha explicado el secretario de Acción Sindical de esta misma federación, Óscar Ferrero, los normas de comportamiento aconsejadas para evitar la expansión del virus van a cambiar los hábitos en las relaciones de los trabajadores en el puesto de trabajo.

Así ha indicado que los trabajadores tendrán que evitar compartir la comida en la hora del bocadillo, una costumbre extendida en el sector de la construcción, y se verán obligados a respetar la distancia en los comedores de las empresas.

Como medidas concretas para evitar los golpes de calor, el secretario de Acción Sindical ha hecho hincapié en que los trabajos de mayor esfuerzo físico se hagan en las primeras horas del día y en la necesidad de una conveniente hidratación, además de evitar las comidas copiosas.

También ha recordado la obligación de la empresa de dotar a los trabajadores que estén al aire libre de ropa transpirable y de gafas de solo homologadas, además de propiciar descansos en zonas sombreadas y que permitan una distancia entre trabajadores.

Según la secretaria general, en Castilla y León los golpes de calor suele ocasionar accidente de trabajo de carácter leve, como desmayos, y el año pasado no se registró ninguno grave o muy grave atribuible a las altas temperaturas. EFE