EFEAranda de Duero (Burgos)

Cinco personas han resultado intoxicadas esta madrugada en su vivienda por un escape de monóxido de carbono procedente de una caldera de gas que ha obligado incluso al desalojo del edificio.

Los hechos han tenido lugar poco antes de las 5 de la madrugada, cuando se ha recibido una llamada en el Centro de Emergencias de Castilla y León 1-1-2 solicitando asistencia médica para una persona que estaba mareada y con fuerte dolor de cabeza en una vivienda de la carretera de la Estación de Aranda de Duero.

Hasta el lugar se desplazó una UVI móvil, y a su llegada el personal sanitario ha informado de que ha saltado el detector de monóxido de carbono y que hay una concentración alta procedente al parecer de una caldera de gas, por lo que se da aviso al resto de vecinos para que evacuen sus viviendas.

Dada la gravedad del incidente se ha activado el Centro Coordinador de Emergencias (CCE) de la Agencia de Protección Civil y han sido avisados los bomberos de Aranda, la Policía Local, el Cuerpo Nacional de Policía y las empresas suministradoras de gas.

El personal sanitario ha atendido en el lugar a un hombre de 44 años y cuatro mujeres de 47, 15, 16 y 18 años, que han sido trasladados en ambulancia de soporte vital básico al hospital los Santos Reyes.

Mientras, los bomberos y los técnicos de la empresa suministradora de gas han procedido a la revisión del edificio y precinto de la caldera de la vivienda, cuyo mal funcionamiento ha causado la concentración de monóxido de carbono.

Una vez confirmado que no existía ningún riesgo se ha permitido el regreso de todos los vecinos a sus viviendas. EFE