EFEZamora

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha confirmado la condena de seis años de prisión impuesta a un hombre por agredir sexualmente a su nieta cuando tenía entre 11 y 15 años, durante las estancias en Semana Santa y en las vacaciones de verano en la casa de los abuelos paternos.

Los hechos se produjeron en un pueblo de la provincia de Zamora, donde el procesado aprovechó en diversas ocasiones que la niña estaba acostada en su dormitorio para meterse en su cama y hacerle tocamientos.

La resolución del TSJCyL desestima las alegaciones del condenado y confirma que los hechos ocurrieron entre 2014 y 2018 y la niña tardó en contarlos por su corta edad, la incomprensión del motivo por el que le ocurría aquello y su timidez natural.

Cuando tenía 15 años, comenzó a relacionarse con un amigo con el que se sinceró y animada por él denunció los hechos, según la sentencia facilitada por fuentes del TSJCyL.

El TSJCyL, al igual que hizo en la sentencia en primera instancia la Audiencia Provincial de Zamora, ha considerado que las manifestaciones de la denunciante vienen apoyadas por la prueba testifical y por la prueba pericial psicológica practicadas en el juicio.

Sobre la posible existencia de móviles espurios alegada por la defensa, el tribunal autonómico ha indicado que esa posibilidad carece de un mínimo fundamento y no parece creíble que pudiera inventarse tan graves acusaciones contra su abuelo.

La sentencia recurrida no consideró probada que existiese penetración vaginal, aunque sí tuvo en cuenta la circunstancia agravante de que fuera un delito continuado en el tiempo.

El fallo del TSJCyL es recurrible únicamente en casación. EFE

1010037

aff/erbq