EFEValladolid

La organización Cruz Roja en Castilla y León distribuirá 425.620,92 kilos de alimentos a 28.803 personas vulnerables, dentro de la primera fase del Programa de Ayuda Alimentaria a las personas más desfavorecidas FEAD 2021.

Se trata de la primera fase del Programa 2021 de Ayuda Alimentaria a las personas más desfavorecidas, puesto en marcha por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), han informado fuentes de Cruz Roja en un comunicado.

Este programa está cofinanciado en un 85% por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) y en un 15% por el presupuesto nacional.

Los alimentos que se distribuirán desde este mes son de carácter básico, variados, nutritivos, poco perecederos, de fácil transporte y almacenamiento.

La ‘cesta’ incluye arroz, alubias cocidas, leche entera UHT, atún en conserva, pasta alimenticia, tomate frito, galletas, macedonia de verduras, cacao soluble y tarritos infantiles de fruta y de pollo.

Cruz Roja en Castilla y León lleva a cabo esta distribución de alimentos a través de 117 organizaciones asociadas de reparto, de las que 52 son asambleas comarcales de Cruz Roja.

Además de este Programa de Ayuda Alimentaria FEAD, Cruz Roja cuenta con otras iniciativas y proyectos destinados a la cobertura de necesidades básicas, no sólo con productos de alimentación, sino también con otros productos de primera necesidad, como los de higiene.

Algunos de estos programas en la comunidad cuentan con la financiación de la Junta de Castilla y León.

Las ayudas a las personas más vulnerables para la cobertura de necesidades básicas como la alimentación se llevan a cabo tanto a través de la entrega de ‘cestas básicas de alimentos’ como de la dotación de ‘tarjetas monedero’ que les permite canjearlas en diversos establecimientos comerciales.

Hace posible a las familias adquirir variedad de productos de alimentación para acceder a una dieta más sana y equilibrada (alimentos frescos, de temporada), logrando además reducir el impacto ambiental y una mayor eficiencia en la gestión de las ayudas para la alimentación.

Una parte importante de estas intervenciones se logra gracias a las donaciones de muchas empresas que de forma solidaria contribuyen a paliar la necesidad básica de alimentación.

También es fundamental la colaboración y coordinación con instituciones y administraciones con las que se han establecido convenios de colaboración para atender esta necesidad.

Toda la labor realizada en los programas y proyectos se lleva a cabo gracias a la labor desarrollada por miles de personas voluntarias que también "de manera solidaria y comprometida" se involucran en la cobertura de esta necesidad básica de alimentación de personas y familias vulnerables.

Durante el último año, debido al impacto económico generado por la pandemia de la covid-19, las demandas de ayuda alimentaria a Cruz Roja se han multiplicado por cinco. EFE