EFESoria

Las patronales de Cuenca, Teruel y Soria han presentado alegaciones para que la Unión Europa considere a estas provincias como zonas despobladas y reciban un tratamiento fiscal diferenciado, que les permita luchar contra la falta de desarrollo económico y social que arrastran.

La secretaria general de FOES, María Ángeles Fernández, junto con los de CEOE Cepyme Cuenca y Teruel, Angel Mayordomo y Sergio Calvo, respectivamente, han explicado este jueves en rueda de prensa las alegaciones presentadas a la UE para conseguir este objetivo en el que trabajan desde 2016.

"Llevamos mucho tiempo trabajando en la red SSPA (Áreas escasamente pobladas del sur de Europa), y se han presentado con el objetivo" de que en las ayudas estatales haya una fiscalidad diferenciada para estas zonas por "su situación social y económica, basada en su baja densidad de población", ha explicado Mayordomo.

Además ha agradecido el compromiso de los tres gobiernos regionales y ha confiado en que las alegaciones y propuestas que han realizado puedan "conseguir ese reconocimiento".

Mayordomo ha recalcado que ahora es el momento, porque si se consiguiera una fiscalidad diferenciada sería una herramienta fundamental para garantizar la igualdad de condiciones y mejorar el desarrollo provincial.

"Cumpliría con uno de los grandes objetivos de UE, como es luchar por el equilibrio entre los diferentes territorios", ha apuntado.

En las alegaciones se ha realizado un análisis socio-económico y demográfico de las tres provincias para que la UE entienda el problema que tienen.

Esa fiscalidad diferenciada podría convertir en atractivos estas provincias para la inversión empresarial, ha recalcado.

"Soria, Cuenca y Teruel tienen por desgracia desventajas con otros territorios. Y siguen sufriendo la despoblación. Y esas ayudas deben permitirnos poder salvar nuestro tejido productivo y ser atractivos para nuevos proyectos empresariales", ha demandado.

Mayordomo ha calificado de "justicia social" que estas tres provincias tengan capacidad para competir.

Por su parte, María Ángeles Fernández ha recordado que en julio de 2020 la UE abrió un periodo de consultas públicas sobre directrices de ayudas a Estados, que se ha cerrado ayer, con la presentación de alegaciones de las tres patronales.

En este sentido ha apuntado que actualmente hay dos clases de ayudas a las empresas en la UE, las de inversión, que se conceden en función de los porcentajes del PIB de los territorios; y las de funcionamiento, para compensar los sobrecostes adicionales que soportan las empresas en determinados territorios, debido por ejemplo a la despoblación (costes laborales, alquileres, mantenimiento, o comunicaciones).

En junio de 2017 Europa modificó la normativa y se dividió en dos categorías: baja densidad de población y poco pobladas, de las que sólo estas últimas podían recibir ayudas de funcionamiento.

"Lo que solicitamos con estas alegaciones es que se unifiquen estas dos categorías. Hemos demostrado con datos e indicadores, las similitudes entre zonas nórdicas europeas y las provincias de Soria, Cuenca y Teruel. Tenemos la misma situación que ellos", ha resaltado.

Fernández ha advertido del largo recorrido que espera a las alegaciones en la UE, para lo que ha demandado una implicación por parte del Gobierno de España, una vez confirmado el compromiso de las comunidades autónomas de Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

"Será en 2022 cuando el nuevo mapa de ayudas entré en vigor", ha avanzado.

El secretario general de CEOE Cepyme Teruel ha resaltado que la despoblación está en estas tres provincias españolas como lo están en las zonas del norte de Europa que sí reciben ayudas europeas, como Noruega.

La Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (en inglés Southern Sparsely Populated Areas, SSPA), nació fruto de la unión de la Confederación de Empresarios de Cuenca (CEOE-CEPYME Cuenca), la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES) y la Confederación de Empresarios de Teruel (CEOE Teruel).

Las organizaciones empresariales representan a las provincias de Cuenca, Soria y Teruel, los tres territorios NUTS3 reconocidos tanto por la Unión Europea como por el Estado Español como regiones Escasamente Pobladas. EFE