EFEValladolid

La labor de la Guardia Civil durante la pandemia que, sin dejar de garantizar la seguridad, prestó auxilio y ayuda a quien lo necesitaba, ha sido uno de los aspectos que más ha destacado el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, en la celebración del 178 aniversario de la creación del instituto armado.

Álvarez ha participado en el acto conmemorativo de la fundación de la Guardia Civil en Valladolid, un encuentro presidido por el jefe de la Comandancia, el coronel Juan Miguel Recio, que ha incluido la entrega de diez condecoraciones y once placas conmemorativas por el pase a la retirada y a la reserva.

Después de pasado lo peor de la crisis del coronavirus, hay una Guardia Civil orgullosa y, en el recuerdo de los conciudadanos, la imagen de los agentes del instituto armado, junto a otras fuerzas y cuerpos de seguridad, luchando en primera línea para poner freno a la pandemia, ha expuesto el subdelegado del Gobierno.

Cuando se cumplen 178 años de la creación de este Cuerpo, Álvarez ha felicitado a sus integrantes y ha agradecido su trabajo constante en la lucha contra la delincuencia, tareas humanitarias ante accidentes y desastres y actuando en misiones de paz.

Durante todos estos años, la Guardia Civil ha pasado de luchar contra el bandolerismo a enfrentarse al crimen organizado, la trata de seres humanos y la violencia de género, ha puesto el subdelegado entre otros ejemplos.

También ha citado que los agentes han pasado de vigilar los caminos a vigilar las carretas, con la Agrupación de Tráfico, pionera, como otras unidades entre las que se encuentran el Servicio Cinológico, el SEPRONA, el EMUME y el equipo ROCA.

Se trata de muchas páginas de la historia acumulando méritos para una de las instituciones más queridas por el pueblo español, ha resumido Álvarez.

"Es una profesión de riesgo y os hace convivir con el dolor ajeno y empatizar con los que sufren", ha manifestado al dirigirse a los miembros del instituto armado.

También Juan Miguel Recio ha mencionado que este Cuerpo es una de las instituciones más valoradas por los españoles, una situación que, además de enorgullecer, obliga a ser más eficaces ante los desafíos que se presentan, sin modificar la esencia, centrada en el servicio a los ciudadanos, la garantía de la seguridad y del libre ejercicio de los derechos y deberes.

El jefe de la Comandancia, durante su alocución, ha expresado además su deseo de que los integrantes de la Guardia Civil sigan siendo dignos sucesores de tantos miles que les han precedido.

El acto ha abarcado también un homenaje a los agentes que perdieron su vida, en especial a los que lo hicieron en acto de servicio y los que han fallecido durante el último año. EFE

erbq

(foto)