EFEValladolid

La Policía Nacional ha detenido en Valladolid a un hombre, empleado de un hospital, como supuesto autor de un delito contra la intimidad, cometido al grabar imágenes mediante un teléfono móvil oculto que enfocaba hacia el inodoro de un baño de mujeres del centro sanitario.

Una empleada de un hospital de Valladolid, cuando fue a usar el baño reservado al personal, halló un móvil que estaba grabando un video enfocando hacia el inodoro y que se encontraba oculto en el bolsillo de un abrigo colgado en la percha del baño, una prenda que habitualmente está en ese lugar para uso del personal del hospital.

Tras comunicar lo sucedido a la Gerencia del Hospital, los responsables del centro interpusieron la denuncia correspondiente en dependencias policiales.

Los agentes iniciaron la investigación con el análisis del dispositivo móvil y pudieron comprobar que no tenía ni tarjeta de teléfono ni de memoria, han explicado fuentes de la Policía Nacional en un comunicado.

Tras solicitar la orden judicial para proceder a la extracción de la información contenida en el teléfono, comprobaron que alguien había manipulado previamente el terminal y lo había puesto en parámetros de fábrica, habiendo borrado su contenido e imposibilitando cualquier recuperación de las imágenes grabadas.

Una vez determinado el momento exacto en que se reseteó el dispositivo, la investigación se centró en el personal del hospital que pudo tener acceso al móvil en ese momento.

El detenido confesó los hechos en dependencias policiales y fue puesto en libertad con cargos por los investigadores. Las diligencias fueron remitidas a la autoridad judicial durante la jornada de este jueves.

La investigación y detención han sido llevadas a cabo por agentes del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valladolid. EFE

erbq