EFEValladolid

Doce de los dieciséis acusados, supuestos miembros de la conocida como "banda del BMW", dedicada a cometer robos con fuerza en distintos establecimientos, se han conformado con la imposición de penas que, en total, suman más de 32 años de prisión, frente a los más de 150 años a los que se enfrentaban antes del acuerdo entre las partes.

La vista oral ha comenzado este martes en la Audiencia Provincial de Valladolid y, aunque en principio eran dieciséis las personas procesadas en el juicio, dos de ellas se encuentran en rebeldía, Andrés M.G., y Rolando J.G., en situación de busca y captura.

El líder del grupo, Luis R.C., alias Pipi, quien ha acudido hoy a la sala de vistas ataviado con una sudadera en la se podía ver el anagrama de BMW, sí ha aceptado la comisión robo con fuerza en las cosas y la imposición de cuatro años de prisión, mientras en principio se enfrentaba a ocho por este delito.

Sin embargo, ni él ni sus padres, también procesados, Sotero R.M., y Segunda D.G., han admitido un delito de blanqueo de capitales, por el que tendrán que sentarse en el banquillo de los acusados desde mañana, con la petición de penas de tres años de prisión, en el caso de primero, y dos años en el de cada uno de sus progenitores.

Del fallo de las sentencias de conformidad, cuyo contenido ha dado a conocer este martes el magistrado presidente de la Sala, parte de ellas tienen en cuenta la circunstancia agravante de reincidencia de los procesados y las atenuantes de dilaciones indebidas y reparación del daño -abono de los daños causados durante los robos-.

De las doce penas pactadas hoy, la de mayor entidad corresponde a la establecida para el Pipi, cuatro años de prisión -pendiente del inicio mañana del juicio por blanqueo de capitales-, y la menor cuantía la fijada para Francisco Javier D.S., con tres meses y un día de multa a razón de cuatro euros al día por simulación de delito en grado de tentativa.

En total, para los dieciséis procesados -incluidos los dos en rebeldía y los padres del cabecilla del grupo que serán juzgados desde mañana- el Ministerio público demandaba en principio, antes de los acuerdos, penas que sumaban más de 170 años de prisión.

Solicitaba condenas por delitos de robo con fuerza en las cosas -continuado-, grupo criminal -eliminado en las condenas de conformidad-, robo con fuerza e intimidación, y contra la seguridad vial. EFE

erbq

(foto)