EFEValladolid

El gasto en Sanidad por habitante alcanzará en 2018 un nuevo máximo histórico en Castilla y León, con 1.523 euros por tarjeta sanitaria, un 3,8% más que en el ejercicio anterior.

Lo ha expuesto el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, en la presentación en la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes de Castilla y León del proyecto de presupuestos de su departamento para 2018.

La Consejería de Sanidad dispondrá el próximo año de un presupuesto de 3.588,16 millones de euros, lo que supone un incremento de un 3,19 por ciento más que en el ejercicio anterior, con un incremento 111 millones.

Con ello, según ha expuesto el consejero, Sanidad tendrá el 43,05% de los créditos disponibles por todas las consejerías de la Junta de Castilla y León.

Los ingresos previstos en el proyecto de Ley, que facilitan la financiación de los gastos de funcionamiento de los centros sanitarios y de las nuevas inversiones y de reposición, proceden casi en un 95% de la Junta de Castilla y León.

El presupuesto de la Consejería de Sanidad se reparte en dos grandes bloques, aunque el de mayor cuantía es el correspondiente al organismo autónomo Gerencia Regional de Salud, al que se dotará con 3.495,10 millones de euros, mientras que la Secretaría General y Dirección General de Salud Pública, con 93 millones de euros.

La partida destinada a gastos de persona ascenderá en 2018 a 1.837 millones de euros, 27 millones que en el ejercicio anterior, lo que supone el 51,2 de todo el presupuesto de la Consejería.

Las inversiones reales serán de 143 millones de euros, con un incremento del 15% con respecto 2017 si se incluyen las transferencias de capital que suponen otros 2,1 millones.

En atención hospitalaria destacan los 109 millones de euros, de los que 55,3 son para obra y 51,8 millones para equipamiento, además de los 1.1 millones para la financiación del modelo de atención a las enfermedades raras. EFE