EFEValladolid

La Junta de Castilla y León y la Delegación del Gobierno en la Comunidad han suscrito este viernes un protocolo de colaboración para luchar contra la violencia machista, que abarcará la posibilidad de intervenir de manera conjunta en casos que se detecten sin que se haya planteado una denuncia.

El delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, y la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, han informado en rueda de prensa de las características del acuerdo, firmado con el fin de reforzar las medidas para afrontar esta lacra.

El pacto establece la opción de actuar "de oficio", mediante un cauce de detección de situaciones de violencia por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que pondrán estas circunstancias en conocimiento de la Junta para que, a través de los Servicios Sociales, se pueda dar respuesta a ese caso que no ha sido denunciado, ha explicado Izquierdo.

Los servicios de acción social detectan "muchas veces" mujeres en situación de vulnerabilidad aunque no hayan denunciado y con este sistema pondrá considerarse a estas personas víctimas para que puedan disponer de un seguimiento especial y también de protección, ha detallado Blanco.

El delegado ha citado el sistema Viogen, que incluye que la Policía y la Guardia Civil incorporen datos de posibles víctimas, y ha subrayado que 2.948 mujeres se encuentran en ese sistema, bajo protección.

Ha concretado que existen cinco niveles de situaciones de riesgo, que se clasifican en función de diversos parámetros, y que abarcan riesgo no apreciado, bajo, moderado, alto y extremo, en este último caso con situaciones que se pueden desencadenar en días u horas.

En Castilla y León, dieciséis casos se considera que permanecen en riesgo alto, mientras 263 están en riesgo medio, ha manifestado.

Ha llamado la atención sobre los casos de violencia machista en los que también suele haber menores que sufren maltrato y ha hecho un llamamiento a la sociedad para que mantenga los ojos abiertos y los oídos pendientes sobre situaciones de violencia machista que pueden suceder en el entorno de cada uno, para poder reaccionar y actuar.

La consejera ha situado el protocolo firmado este viernes en la necesidad de luchar "todos juntos, coordinados" contra la violencia machista, uno de los "mayores problemas a los que se enfrenta la sociedad".

Ha argumentado en este sentido el trabajo conjunto de entidades del tercer sector y de las administraciones para erradicar esta lacra y que las mujeres puedan sentirse seguras y den el paso de denunciar contando con una atención integral para ellas y sus hijos.

Además de fomentar las medidas de protección y facilitar que formulen denuncia, Blanco ha destacado la importancia de ser capaces de que se reincorporen a su vida normal, de "volver a vivir tras una etapa dura".

El protocolo comprende como líneas básicas la actualización de actuaciones con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, formalizar la comunicación que ya se lleva a cabo de manera informal, sobre todo en casos de fallecimientos o de mujeres en situación de extrema vulnerabilidad y, como novedad, que puedan acceder al procedimiento los profesionales de las Subdelegaciones.

Se trata de poder iniciar una intervención de oficio aunque la mujer no haya interpuesto una denuncia, ha resumido la consejera, quien ha recordado que la Comunidad fue pionera en la Ley de Violencia de Género de 2010 que incorporó aspectos como la trata de mujeres y el acoso sexual.

Ha mencionado además la importancia de seguir avanzando en la red de igualdad con las universidades y ha adelantado la intención de poner en marcha con las corporaciones locales la misma red, a la que también ha invitado a incorporarse a la Delegación del Gobierno.

Izquierdo ha situado la lucha contra la violencia de género como un asunto prioritario para el Gobierno, enmarcado en el Pacto de Estado, ha calificado como fundamental la colaboración entre instituciones y ha anunciado el propósito de intensificar esa cooperación también con las Policías Municipales de las entidades locales de más de 20.000 habitantes y algunas con menos población que cuentan con Policía Local.

El delegado ha remarcado que mediante este protocolo se pone a disposición de la lucha contra la violencia machista todos los medios con que se cuenta, entre los que ha citado las unidades contra la violencia de cada Subdelegación, las Fuerzas de Seguridad, además de los nueve equipos Mujer Menor de la Guardia Civil y las unidades de Familia de las dieciséis comisarías del Cuerpo Nacional de Policía. EFE

erbq

(foto)