EFEValladolid

El procurador del Común, Tomás Quintana, expondrá el próximo martes ante el pleno de las Cortes el informe del 2018, en una sesión que servirá para respaldar y poner en valor el trabajo de esta institución de autogobierno, que Podemos ha pedido, a través de una iniciativa, que se potencie y divulgue.

La Junta de Portavoces de las Cortes se ha reunido este viernes para ordenar el pleno del informe del procurador, que tradicionalmente se celebra en mayo, ha recordado el portavoz del PP, Raúl de la Hoz, pero que las citas electorales ha llevado a que se tramite en septiembre.

El pleno será la mañana del martes y servirá para "tener una radiografía de los errores o defectos" que los ciudadanos aprecian en las administraciones, ha sostenido la portavoz parlamentaria de Cs, Carlota Amigo.

La parlamentaria ha expresado su preocupación porque "las administraciones no contesten" a los requerimientos del Procurador, como ha dicho la institución, o el "tema de calidad de participación democrática", en cuanto que concejales que no tienen grupo no puedan presentar preguntas.

El informe de 2018 corresponde a un año en el que el actual Procurador del Común sustituyó a su antecesor, Javier Amoedo, "lo que no rebaja la calidad de los trabajos", ha sostenido De la Hoz, quien ha valorado la voluntad de esta institución de que llegue a todos los rincones, con informes que sirven a todas las administraciones para una mejor gestión de sus recursos.

A juicio del Pablo Fernández, procurador de Podemos y portavoz del grupo mixto, el pleno del procurador "pasa desapercibido" por lo que ha abogado por potenciar y divulgar la figura, como recogerá en la proposición no de ley que han registrado.

En ella se pide que la Junta incorpore en todos los convenios con las entidades locales que deben colaborar con el Procurador del Común y medidas para que en lugares visibles de la Junta o entidades locales se recoja la existencia de la institución, su web y teléfono.

Esta misma semana, Tomás Quintana defendió que si dictan una resolución es porque creen en ella e hizo un llamamiento a las instituciones para que no hagan oídos sordos a sus recomendaciones.

Quintana aceptó unas "discrepancias" que son "respetables" aunque lo que no entiende es que "las administraciones no contesten a las resoluciones amparados en una falta de medios que no justifica, de ningún modo, su falta de respuesta".EFE