EFEBurgos

La Guardia Civil ha detenido tras sufrir un accidente de tráfico leve a un conductor de 49 años como presunto autor de los delitos de desobediencia grave, al evadir un control y darse a la fuga, y contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas triplicando las tasas límite.

Según ha informado este martes la Guardia Civil, los hechos ocurrieron de madrugada, cuando fuerzas de seguridad ciudadana que realizaban un control de identidad de personas y vehículos en una localidad de Las Merindades, en el que dieron el alta al turismo que conducía el detenido.

El conductor redujo la velocidad y aminoró la marcha para, a continuación, cuando se encontraba dentro de la zona de parada, acelerar bruscamente y darse a la fuga. En esta maniobra arrolló parte de la señalización de balizamiento que delimitaba el control e hizo caso omiso a las reiteradas señales e indicaciones de parada realizadas; además uno de los agentes tuvo que esquivar al vehículo para no ser atropellado.

Varios kilómetros después el vehículo fue localizado por los agentes, tras sufrir un accidente al salirse de la vía en un rotonda y chocar contra el bordillo de una acera y una valla de protección peatonal.

En su interior se hallaba el conductor al volante, que fue identificado a pesar de que intentó en varias ocasiones ausentarse del lugar.

A simple vista presentaba evidentes síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas, por lo que fue requerida la presencia de un Equipo de Atestados e Informes del Subsector de Tráfico de Burgos, en apoyo de la patrulla actuante, para practicar la prueba de alcoholemia.

Los resultados obtenidos mediante el aire espirado mostraron una tasa de 0’70 y 0’68 mg/l, casi el triple del máximo permitido, por lo que al conductor, además de un delito de desobediencia grave, se le ha imputado un delito contra la seguridad vial. EFE