EFEZamora

El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ha fallecido este viernes a los 72 años, según ha informado la Diócesis de Zamora en un comunicado.

El estado de salud del obispo era "delicado" y ha fallecido a las doce y media de este viernes en el Palacio Episcopal de Zamora.

Martínez Sacristán, nacido en Villarejo de Salvanés (Madrid), se formó en el Seminario Mayor de Madrid y fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1971. Ha sido obispo de Zamora en los últimos trece años.

Se licenció en Teología, con especialización en Catequética por el Instituto Católico de París, donde cursó estudios de 1974 a 1976.

Su ministerio sacerdotal ha estado vinculado a la Diócesis de Madrid y la parroquia del pueblo madrileño de Colmenar de Oreja fue su primer destino.

Tras estar como coadjutor entre 1971 y 1974 y un paréntesis de dos años en los que cursó estudios en París, regresó a España en 1976 y fue nombrado coadjutor de la parroquia de Santa Eugenia, donde permaneció hasta 1978.

Martínez Sacristán fue director del Instituto de Teología a distancia entre los años 1988 y 1995, colaborador en la parroquia de San Vicente Ferrer de 1983 a 2002 y miembro y relator del III Sínodo diocesano de Madrid durante 2005.

Según la información facilitada desde la Diócesis, el obispo de Zamora durante los últimos trece años fue delegado diocesano de Catequesis, profesor de Catequética en la Facultad de Teología San Dámaso, colaborador en la parroquia de San Ginés de Madrid y miembro del Consejo Presbiteral.

Gregorio Martínez Sacristán fue nombrado obispo de Zamora el 15 de diciembre de 2006 y tomó posesión de la Diócesis el 4 de febrero de 2007, cuando fue consagrado por Antonio María Rouco Varela y sustituyó al frente de la Diócesis a Casimiro López.

Está previsto que la capilla ardiente se instale en una iglesia de la capital zamorana y que la misa exequial se celebre en la Catedral de Zamora. EFE