EFEValladolid

Los Gobiernos central y autonómico reforzarán la cooperación en materia de vialidad invernal para ganar eficacia y rapidez y potenciarán también la coordinación con empresas privadas de telefonía y electricidad tras el primer episodio de nieve vivido el pasado fin de semana en la provincia de León.

La delegada del Gobierno en la Comunidad, Mercedes Martín, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se han reunido este martes para revisar los protocolos de las dos administraciones ante nevadas y otras situaciones vinculadas con el tiempo que afecten a la circulación por carreteras estatales y autonómicas.

Tanto Martín como Suárez-Quiñones, han coincidido en situar el episodio de nieve del pasado fin de semana, que han calificado de intenso, dentro aún del otoño, y han detallado que la campaña para dar respuesta a una vialidad invernal eficaz se sitúa entre el 1 de noviembre y el 30 de abril, independientemente de que sea necesaria su ampliación.

Un total de 413 máquinas quitanieves y unos 3.000 profesionales, incluidos técnicos cualificados, de Protección Civil, de la Dirección General de Tráfico, la Guardia Civil de Tráfico, responsables de las demarcaciones de carreteras y la Unidad Militar de Emergencias (UME) forman parte del operativo dispuesto por la Delegación del Gobierno.

La Junta dispone de casi 150 máquinas quitanieves, decenas de silos de fundentes y centenas de operarios de carreteras, unos medios que junto a los del Ejecutivo central y de forma coordinada se emplearán para luchar contra las dificultades en la circulación por las carreteras de la Comunidad.

La delegada y el consejero han llamado la atención sobre la necesidad de que los ciudadanos, además de contar con los medios de los que disponen ambas administraciones, tengan en cuenta los avisos y recomendaciones que se difunden por distintos medios ante la llegada de un temporal, para evitar posibles problemas.

Tras recordar que el encuentro desarrollado este martes forma parte de los programados para mejorar la seguridad vial ante los fenómenos adversos del tiempo, han evaluado a preguntas de los periodistas la actuación acometida el pasado fin de semana en la zona de Villablino, en León, ante una "intensa" nevada.

Martín ha detallado que las zonas afectadas se localizaron en cerca de una veintena de núcleos del área de influencia de Villablino, alguno de ellos sin habitantes, otro con siete residentes, y en otros una quincena, lo que aproximadamente sumó unas ochenta personas.

Suárez-Quiñones ha asegurado que los esfuerzos de las administraciones se centraron en esos momentos en las áreas afectadas en dar cobertura a los servicios de Salud y Educación y, ante cortes de luz y telefonía sufridos por sus habitantes, ha recordado que las empresas privadas dedicadas a estos suministros tienen sus propios planes de mantenimiento.

No es fácil acceder a torres de comunicación y eléctricas en situaciones de intensas nevadas y las personas que se ocupan de solucionar estos problemas en las empresas privadas "no son supermanes", ha manifestado el consejero.

Ha recordado que estas empresas son las primeras interesadas en que se restablezca la corriente, tiene sus propios planes de emergencia y la orografía y la "intensísima nevada" no hicieron fácil esta tarea.

Hubo una respuesta para la envergadura de la nevada, ha afirmado el consejero, antes de manifestar que con metro y medio de nieve los habitantes no pueden tener un día normal.

"Nos coordinaremos también con esas empresas privadas que tienen sus medios de respuesta", ha resumido Suárez-Quiñones. EFE

erbq

(foto)