EFELa Paz

Una campaña desde España y Bolivia impulsa la candidatura al premio Nobel de la Paz del sacerdote español Nicolás Castellanos, que renunció hace tres décadas a la diócesis de Palencia para trabajar por los más pobres en la ciudad boliviana de Santa Cruz.

La postulación de Castellanos es promovida por la Fundación Hombres Nuevos, con sede en Palencia, y también se impulsa en Bolivia desde el Proyecto Hombres Nuevos (PHN) "por toda la trayectoria" del sacerdote por los pobres, explicó a Efe la secretaria general de esta última entidad, Fabiola Salazar.

"Es una larga trayectoria de la cual estamos orgullosos y creemos que sería un merecido premio para él, para la obra y especialmente para los pobres que él admira y quiere tanto", manifestó.

Castellanos fue nombrado obispo de Palencia y, "por su filosofía, por su pensamiento, ha dejado eso para vivir el Evangelio en Bolivia en la zona del Plan 3.000", una de las más deprimidas de Santa Cruz, la mayor ciudad boliviana, recordó Salazar.

"No muchos hacen eso, renunciar a un cargo tan importante y a tener privilegios para poderse adentrar a vivir con los pobres y hacer tanto por ellos, darnos tantas oportunidades, brindarnos tantas cosas a mucha gente, especialmente del Plan 3.000, pero se ha beneficiado toda Bolivia con becas, comedores, hogares para niños, colegios", remarcó.

Más de un centenar de escuelas se han construido en el país por impulso de Castellanos, quien también "ha trabajado por la justicia, la libertad y los derechos humanos", destacó Salazar, beneficiada con una beca que le permitió cursar estudios superiores en España y retornar a Bolivia para "seguir trabajando" por el proyecto.

El proyecto también desarrolla programas culturales con una escuela de teatro en el Plan 3.000 y una orquesta sinfónica que en 2017 ofreció un concierto al papa Francisco, entre otros.

TRAYECTORIA

Nacido en un pueblo de León en 1935 en una familia de labradores, Castellanos fue obispo de Palencia durante 13 años, hasta 1991, cuando abandonó esta diócesis para dedicarse a la labor misionera en Bolivia.

Después de que el papa Juan Pablo II aceptase su renuncia, el sacerdote se estableció en 1992 en el Plan 3.000, llamado así porque acogió a ese número de familias que se habían quedado sin casa por una crecida en 1983 del río Piraí, que bordea Santa Cruz.

El Plan tiene ya centenares de miles de habitantes, y aunque Santa Cruz sea la región más próspera de Bolivia, esa zona en particular es una de las más necesitadas, por lo cual Castellanos fundó el Proyecto Hombres Nuevos con los pilares de la educación, cultura, salud, vivienda y promoción social.

Entre 1991 y 2020 ha recibido más de medio centenar de distinciones en España y Bolivia, entre ellas el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1998.

LA CAMPAÑA

Desde hace algunas semanas, la Fundación y el PHN están en campaña para sumar apoyos a la candidatura del sacerdote al Nobel y han pedido que la gente envíe cartas de adhesión a la misma, explicó Salazar.

En las cartas, se debe explicar los motivos por los cuales se considera que Castellanos merece ganar el premio.

También han creado unos modelos de carta disponibles en la página en Facebook Hombres Nuevos - Bolivia para que las personas e instituciones que quieran unirse los descarguen, los llenen y los envíen escaneados por correo electrónico al proyecto, que concentrará todos los apoyos para enviarlos a Noruega.

El PHN recibirá estas adhesiones hasta el próximo 30 de junio. EFE

gb/lnm/mmg