EFESegovia

Las investigaciones sobre los dos internos hallados muertos en la cárcel de Segovia este lunes tratan de averiguar si uno de ellos, de 38 años, estranguló a su compañero de celda, de 25 años, con el que al parecer mantenía una relación sentimental, y después se ahorcó en la ducha.

Según han informado a Efe fuentes penitenciarias, una de las hipótesis con la que trabajan los investigadores es que el preso de más edad, que cumplía condena por un delito de violencia machista, acabó con la vida del más joven, que fue hallado en su cama sin signos externos de violencia, y después se ahorcó en la ducha de la celda.

Los hechos se produjeron entre la noche del domingo y la mañana del lunes y, a partir de las primeras pesquisas, los investigadores han conocido que los dos internos mantenían una relación sentimental.

La Policía Científica, no obstante, tampoco descarta que los presos quisieran suicidarse y uno hubiera ayudado al otro antes de acabar con su propia vida.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Segovia se ha hecho cargo de la investigación y el juez se encuentra a la espera de conocer los resultados de las autopsias practicadas por los forenses del Instituto de Medicina Legal y que arrojarán más datos sobre el modo en que murieron los internos.

Estos dos fallecimientos se suman a otros dos ocurridos en lo que va de año en la cárcel de Segovia: el primero ocurrido el pasado 4 de enero y el segundo este domingo cuando un joven de 25 años y nacionalidad marroquí fue descubierto ahorcado en un módulo de aislamiento.

Aunque muy seguidas en el tiempo, esta última muerte y la de los otros dos internos, descubiertos sin vida apenas unas horas después, no guardarían ninguna relación para los investigadores, según fuentes penitenciarias. EFE