EFESegovia

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha señalado este lunes que aún hay "camino por recorrer" para alcanzar la paridad entre hombres y mujeres en la carrera fiscal porque, mientras que las mujeres componen el 65 % de la profesión, sólo el 33 % ostenta una jefatura provincial.

Delgado ha participado este lunes del acto de toma de posesión de la nueva fiscal jefe de la Fiscalía Provincial de Segovia, María Inmaculada Martínez, de la que ha destacado su proyecto basado en la transparencia, la digitalización y los principios de igualdad.

Sobre este último extremo, Delgado ha señalado la disparidad de género que hay en las jefaturas de las Fiscalías Provinciales y ha celebrado que el acto de hoy ha sido "un paso más" en el camino hacia la paridad.

Ha apuntado que el Ministerio Público debe afrontar su labor desde "el compromiso más firme" con la vocación de servicio público, de modernización y el respeto a los valores de igualdad, erradicación de conductas y estereotipos machistas y la discriminación por razón de género.

La que también fuera ministra de Justicia ha destacado la importancia de las fiscalías territoriales porque, a su juicio, muestran "la razón de ser del Ministerio Público", que es el compromiso de "estar al lado de los más débiles, luchar contra la desigualdad, la injusticia y por la dignidad de las personas"

Al ser la Fiscalía "una garantía de la legalidad y la defensa de los derechos de los ciudadanos", funciona como "el instrumento para conocer los verdaderos problemas de las personas", ha expresado Delgado.

La máxima representante del Ministerio Público ha agradecido durante su discurso la labor de los fiscales y de la Administración de Justicia durante el confinamiento por la crisis del coronavirus, por haber seguido cumpliendo con su deber y ser "ejemplo de servicio público".

En el acto celebrado este lunes en la Audiencia de Segovia, ha tomado posesión la nueva fiscal jefe de la provincia, María Inmaculada Martínez, que toma el relevo de Antonio Silva y ha sido apadrinada por el fiscal adscrito a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Jaime Moreno Verdejo.

Martínez, que lleva más de veintiséis años en la carrera fiscal y diecinueve en Segovia, ha dicho considerar su "apasionante" su trabajo porque "promueve la acción de la justicia en defensa de la legalidad y los derechos de los ciudadanos".

Ha expresado su compromiso de afrontar las nueva responsabilidades con "ahínco, cercanía, transparencia, diálogo, objetividad, y ecuanimidad" y ha subrayado la labor de mediación como "la búsqueda de resoluciones para que los ciudadanos vean cumplidas sus expectativas".

En su discurso de posesión también ha opinado que las víctimas son "las grandes olvidadas en el proceso penal", y que a partir de ahora estas van a tener en ella al "mejor paladín en la defensa y especial atención a los colectivos más vulnerables".

Martínez también ha aprovechado la ocasión para reivindicar la necesidad incrementar de la plantilla de fiscales y funcionarios de la Oficina Fiscal, para una mayor "ordenación del trabajo" y favorecer la especialización. EFE