EFELeón

Los tratamientos iniciados de programas específicos de asistencia a jugadores patológicos en Castilla y León fueron 154 en 2020, casi la mitad de ellos por problemas con las apuestas en línea.

"Una cifra sensiblemente inferior a la de 2019 (un total de 264) debido a los efectos de la pandemia sobre la demanda asistencial por el miedo de los pacientes a contagiarse", según se desprende del informe de seguimiento de la ‘Acción coordinada sobre adicciones sin sustancia’ de las Consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades, Sanidad y Educación al que ha tenido acceso EFE.

De este modo, se rompe la tendencia moderadamente ascendente -con oscilaciones- observada entre 2015 (270 casos) y 2018 (309 casos), debido a que la demanda de atención de personas más jóvenes y la importancia de los casos relacionados con el juego en línea y las apuestas deportivas ha ido creciendo en los últimos años.

De los 154 casos notificados en 2020, el 48,7% corresponden a la provincia de Valladolid (75) y el 22,7% a la provincia de Burgos (35). El resto se reparten entre Salamanca (17), León (12), Palencia (12) y Segovia (3).

El informe de la Junta dibuja el perfil de afectado: hombres (93,5%) con una edad media de 38 años y con un trabajo (55,8%) que en su mayoría conviven con la familia de origen (30,5%) o con la pareja e hijos (28,6%).

Los pacientes refieren que inician el tratamiento por iniciativa propia (40%), por indicación de familiares o amigos (40%) o de los servicios sociales (10%).

En este sentido, "la deuda motivada por el juego al inicio del tratamiento se estima entre 10.001 y 50.000 euros en el 40,9% de los casos".

El 77,9% de los tratados por juego no consumía sustancias psicoactivas, el 11% consumía una sustancia y el mismo porcentaje, dos o más sustancias.

A este respecto, el sistema autonómico de información sobre toxicomanías de Castilla y León (SAITCyL) anotó en 2020 un total de 22 admisiones a tratamiento ambulatorio de castellanos y leoneses con un abuso o dependencia de sustancias psicoactivas y juego patológico asociado.

Una cifra que ha descendido un 54,2% respecto a los 48 casos de 2019, rompiéndose la tendencia ascendente iniciada en 2017, año en el que se detectaron 11 casos.

Seis de cada diez afectados pertenecían a tres centros de atención a drogodependientes: CAD de Cruz Roja de Burgos (6 vs 15), CAD de Cruz Roja de Soria (4 vs 5) y CAD y Centro de Día ACLAD de Valladolid (3 vs 2).

El resto de casos de patología dual se repartieron entre los recursos de Cáritas de Ávila (1 vs 0), Proyecto Hombre León-Bierzo (1 vs 7), CAD del Consejo Comarcal de El Bierzo (2 vs 3), San Juan de Dios de Palencia (2 vs 1), Proyecto Hombre de Salamanca (0 vs 8), Cáritas de Salamanca (0 vs 4 ), Cruz Roja de Segovia (2 vs 1) y Cruz Roja de Valladolid (1 vs 2).

Un 22,7% de los jugadores patológicos cumplían criterios de abuso del alcohol, mientras la cocaína estaba presente en el 36,4% de ellos. Así, mientras la primera sustancia cae como la droga principal más frecuente (31,3% en 2019), la segunda escala posiciones (22,2% un año antes).

Del mismo modo, el consumo de cannabis se ha disparado en estas personas (de 35,4% en 2019 a 40,9% en 2020) en un contexto en el que policonsumo se erige con fuerza y la percepción del riesgo cotiza a la baja. EFE

1011905

rs/mr