EFEValladolid

La Junta ha entregado las medallas a Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, en defensa de la dignidad, la memoria y la reparación, en tiempos "convulsos" en política nacional, donde "entra en juego la retribución moral a verdugos por encima de las víctimas".

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, ha entregado ocho condecoraciones, en la sede de la Delegación Territorial de la Junta en Valladolid, en un encuentro al que también ha acudido el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Castilla y León, Sebastián Nogales.

Ibáñez ha destacado la importancia de considerar estas distinciones una cuestión de dignidad, "en estos tiempos convulsos en el escenario político nacional, donde entran en juego la retribución moral a verdugos por encima de las víctimas".

Castilla y León "quiere demostrar nítidamente el lado de quién se ha de estar, con las víctimas y con sus familias. Y es que eso es una cuestión de dignidad", ha expuesto.

Además de la dignidad, el consejero se ha referido a la necesidad de mantener la memoria del terrorismo, contraria al olvido, como una manera de encuentro de las víctimas con la sociedad.

Las víctimas son un símbolo, y por este motivo, "en honor de la memoria nuestras víctimas rechazaremos siempre los proyectos políticos insolidarios, intolerantes y supremacistas", unos proyectos que "no son mejores ni están imbuidos de mayor legitimidad por el hecho de que ya no sean defendidos con violencia", ha argumentado.

Ibáñez ha considerado que el Ejecutivo autonómico tiene la obligación moral de proporcionar a las víctimas una victoria moral y un acercamiento a la sociedad y ha rechazado el "lenguaje perverso de quienes justifican la violencia al amparo de un conflicto inexistente".

Se ha referido a la reparación de las víctimas cuando ha explicado que la ley autonómica establece un marco jurídico que abarca un régimen de protección para ellas y sus familias en cuestiones como el acceso a la cultura, a la vivienda, en el ámbito de la educación, de acceso al empleo público y al merado laboral.

Ha citado la colaboración entra la Junta y la Asociación de Víctimas del Terrotrismo en la Comunidad en cuestiones como difundir entre los jóvenes y hacer recordar a la población la "cruenta" historia que ha marcado la sociedad, con el fin de lograr una sociedad "sensible, concienciada y atenta".

El consejero ha asegurado en nombre de la Junta que las víctimas "no están solas y nunca lo van a estar" y ha valorado el Estatuto de Autonomías que vincula los poderes políticos con la promoción de la cultura de la paz, la tolerancia, el respeto y el civismo democrático, rechazando cualquier actitud que promueva la violencia, el odio, la discriminación o la intolerancia.

Ha desechado también cualquier otra forma que atente contra la igualdad, y la dignidad de las personas.

"Ejercemos ese mandato con lealtad y con convicción, porque somos una sociedad solidaria, en la que no pasa desapercibido ni es desatendido el sufrimiento de nadie", ha resumido Ibáñez. EFE

erbq

(foto)