EFEValladolid

Las asociaciones de pediatría de la Comunidad han respaldado a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en su anuncio de reorganización de las urgencias de los menores, una cuestión "largamente reclamada" por las cuatro sociedades médicas que representan a todo el colectivo de esa especialidad en la Comunidad.

En un comunicado, la vocal de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria en Castilla y León (AEPap) Mercedes Garrido ha explicado este martes que "los Puntos de Atención Continuada (PAC) pediátricos en Castilla y León representan un modelo único en nuestro país y solo existen en cuatro de las once áreas sanitarias" de la Comunidad, dos en Valladolid, León y el Bierzo.

"Estos PAC han demostrado -tras muchos años de funcionamiento- que no permiten reducir la asistencia a los servicios de Urgencias hospitalarios y sí aumentan el uso inadecuado de estos servicios, lo que repercute en una menor calidad en la atención a los menores", ha argumentado la doctora.

Por ello, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de Castilla y León (APAPCyL), la vocalía de Atención Primaria de la Sociedad Regional de Pediatría de Asturias, Cantabria y Castilla y León (SCCALP) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) han trasladado su sorpresa por la crítica a uno de los puntos que va reorganizarse.

En concreto el del PAC de Arturo Eyries, en Valladolid, que pasará al hospital Río Hortega de Valladolid.

"Los profesionales que cubrimos la asistencia en estos dispositivos de atención somos precisamente los pediatras de Atención Primaria que desde hace años venimos denunciando una situación cada vez más insostenible y damos la bienvenida a estos cambios anunciados por la Consejería", ha sostenido Garrido.

Las cuatro sociedades han incidido en que esos PAC no cuentan con la infraestructura, equipación, ni medios técnicos y humanos que garanticen la óptima atención a niños, niñas y adolescentes que acuden con verdaderas urgencias; y están en ubicaciones poco adecuadas, faltos de espacio, de número o tamaño de consultas, así´ como de recursos técnicos y humanos.

Y "ninguno cuenta con personal de enfermería en exclusiva para la atención de los menores y esto puede hacer que la evaluación de los pacientes no sea óptima", en un momento en el que además el COVID requiere "una atención a los pacientes con síntomas sospechosos" de manera aislada del resto de pacientes, manteniendo dos circuitos separados, "un requisito imposible de cumplir en las condiciones actuales de estos dispositivos".

Las cuatro sociedades han considerado "necesaria la remodelación homogénea de la Atención Urgente Pediátrica en toda la Comunidad, y la sustitución de los PAC pediátricos existentes es un  primer paso para una mejor utilización de los recursos disponibles, más aún en la situación actual, y siempre en beneficio de nuestros pacientes para ofrecer la mejor calidad en la atención", ha concluido Garrido.EFE