EFEValladolid

Los pensionistas de Castilla y León vuelven a las calles, este sábado en Valladolid y el lunes en otras provincias, para reclamar que no se rompa la caja única de la Seguridad Social que ven en riesgo con la cesión de la gestión de ese servicio al País Vasco el próximo año.

Así lo ha trasladado este viernes a Efe José A. Mata, uno de los portavoces de la coordinadora de pensionistas de Valladolid antes de la reunión que tendrán la Coordinadora regional para abordar este asunto.

Con esa trasferencia "se abre la puerta a la desmantelación de la caja única", ha insistido Mata, quien también ha trasladado la oposición a que el futuro de las pensiones se deje en el Pacto de Toledo y sus recomendaciones, ya que a su juicio debe ser el Congreso, donde está la voz de todos los ciudadanos, el que aborde esa cuestión.

"El sistema de pensiones es viable", ha defendido Mata, quien ha calificado de "miserables las mínimas", en "el umbral de la pobreza".

El coportavoz ha afirmado que no ven avances con el nuevo gobierno PSOE-Podemos que lo deja todo en manos de la negociación con los agentes sociales, y ha reclamado un blindaje de las pensiones públicas.

Mata ha demandado un "sistema público de pensiones justo y solidario, sin discriminaciones", con una pensión que alcance el 60 por ciento del salario medio, esto es 1.084 euros.

Y ha anunciado que los pensionistas de la Comunidad se sumarán a la gran manfiestación que se prevé el 28 de marzo en toda Europa para lograr esas pensiones dignas.EFE