EFELeón

Los trabajadores de Unicaja han retomado este jueves las protestas en Valladolid, León y Salamanca tras registrase ayer un "retroceso" en las negociaciones por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaría a 1.513 personas y volver la dirección de la entidad financiera a posiciones "inmovilistas" que hacen imposible el acuerdo.

Las concentraciones en las tres ciudades de Castilla y León coinciden con la jornada de huelga convocada para hoy tras imposibilidad de ambas partes de alcanzar un preacuerdo que satisficiera a la entidad y los sindicatos tras el acercamiento registrado a principios de semana.

En la concentración de León, el responsable de UGT en la entidad, Alberto Durán, ha explicado a los periodistas que tras la desconvocatoria de la jornada de huelga de ayer por "los pasos dados por la empresa el pasado martes" la empresa volvió ayer a sus posiciones iniciales.

"Mañana estaremos otra vez de huelga, lo mismo que el día 7 hasta que al empresa ponga unas condiciones razonables encima de la mesa para poder llegar a un acuerdo", ha remarcado.

Ha explicado que, en este punto de la negociación, lo que está impidiendo llegar a un acuerdo es la voluntariedad en las medidas a aplicar, tanto de extinción como de movilidad geográfica y que se respeten los derechos en las condiciones laborales.

Según los sindicatos, el 91 por ciento de la plantilla secunda este jueves. Esta negociación del ERE se lleva a cabo tras la fusión de Unicaja Banco y Liberbank, que supuso la creación del quinto banco del país, con un volumen actual de activos cercanos a los 110.000 millones, más de 4,5 millones de clientes y aproximadamente unas 1.400 oficinas.

La entidad pretende el cierre de 395 oficinas y dar de baja a casi 2.700 empleados dado que a los 1.513 despidos contemplados en el ERE se suman unas 1.200 prejubilaciones, 730 que estaban en excedencia en Liberbank y 437 de la antigua Unicaja Banco con los que se ha alcanzado un acuerdo.EFE