EFEValladolid

Un total de 3.323 familias de Castilla y León contarán con ayudas que suman más de 555.000 euros, 390.000 más de los inicialmente previstos, para comprar ordenadores portátiles convertibles y tabletas, según la resolución que recoge este jueves el portal de educación y las direcciones provinciales en la materia.

Según ha informado la Consejería en un comunicado, el presupuesto inicial de la convocatoria se ha incrementado en 390.832 euros debido al gran número de solicitudes recibidas.

Esas 3.323 becas compensarán parcialmente los gastos ocasionados, en aras a promover la equidad y la igualdad de oportunidades; y, según las mismas fuentes, el 43 % de los beneficiarios recibirán ayudas para portátiles, un 39 % para tabletas y un 18 % para convertibles.

Por provincias, las ayudas han sido 266 en Ávila, con 46.207 euros; con 569 en Burgos y más de 91.200 euros; 506 en León, con 85.985 euros; 189 en Palencia, con 32.412 euros; 551 en Salamanca, con 92.585 euros; con 275 en Segovia y algo más de 41.000 euros.

En Soria las ayudas han llegado a 99 familias, con 18.796 euros en total; en Valladolid a 671, con algo más de 109.500 euros; y finalmente en Zamora han sido 197 las bacas, con unos 38.000 euros.

Como novedad, este curso, han sido beneficiarios de estas ayudas el padre, la madre o el tutor legal de los alumnos que cursen Bachillerato, Formación Profesional Básica y FP de Grado Medio y, además de Primaria, ESO y Educación Especial. Asimismo, la Consejería de Educación ha aumentado la cuantía económica de las becas, que oscila entre los 75 y los 300 euros, dependiendo del dispositivo adquirido y del nivel de renta de las familias.

En esta convocatoria, se ha seguido prestando especial atención a los colectivos que, por sus circunstancias personales y familiares, puedan necesitar más apoyo económico, para lo que se han previsto coeficientes correctores de la renta aplicables a familias numerosas, las que tengan algún miembro con algún tipo de discapacidad y las víctimas de la violencia de género o de actos terroristas.

Y en esa línea, se les ha aplicado con carácter general un coeficiente corrector del 1,25, que se ha ampliado al 1,30 si el alumno asiste a un centro educativo ubicado en un núcleo con población inferior a 10.000 habitantes.

Como requisito figuraba haber adquirido el dispositivo en el periodo comprendido desde el 13 de marzo de 2020 hasta la finalización del plazo de presentación de solicitudes, con lo que han podido acogerse a esta convocatoria el alumnado que lo adquirió el curso pasado para hacer frente a las suspensión de las clases presenciales.EFE