EFEBurgos

La campaña de vialidad invernal de este año en Castilla y León incluye 433 quitanieves, 20 más que en 2019, y 90.000 toneladas de fundentes, 4.000 toneladas más que en la pasada campaña, pese a la previsible reducción del tráfico durante parte de la campaña por la pandemia.

“Aunque parece que habrá menos tráfico invernal, el objetivo es estar preparados al máximo para cualquier situación de emergencia que pueda producirse”, ha explicado el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo.

Acompañado de los responsables de todas las entidades estatales implicadas en el dispositivo, Izquierdo ha precisado en la presentación de la campaña para Castilla y León, en Burgos, que la campaña contará con más de 1.500 personas de las dos demarcaciones en que está dividida la comunidad, con cabecera en Burgos y Valladolid; 1.500 agentes de la Guardia Civil; y 300 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias si fuera necesaria su intervención.

Una de las novedades de esta campaña es la incorporación pr primera vez de representantes de la Junta de Castilla y León a la Comisión de Asistencia al Delegado del Gobierno para emergencias por nevadas, con los que hasta ahora había solo una coordinación externa.

Algo parecido ocurrirá en el ámbito provincial, donde el protocolo prevé que se incorporen a las comisiones de emergencia representantes de las diputaciones provinciales, titulares también de una importante red de kilómetros de carreteras.

El delegado ha explicado que los protocolos de emergencias de vialidad invernal se activan incluso antes de que comiencen las precipitaciones, a partir de las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología y se van intensificando a medida que la evaluación de cada situación lo aconseja.

Ha insistido en que el objetivo final del protocolo de actuación del dispositivo es garantizar la seguridad y el movimiento de personas y mercancías por carretera en situaciones meteorológicas adversas, previniendo, por ejemplo, la formación de placas de hielo sobre las calzadas cuando se esperen heladas o la retirada de nieve para minimizar las perturbaciones al tránsito de vehículos.

El delegado del Gobierno ha destacado la importancia que tiene para la ejecución de los protocolos, el Centro de Gestión de Tráfico Norte, dependiente del Ministerio del Interior, que está situado en Valladolid, abarca todas las carreteras de Castilla y León, Asturias y Cantabria, y en el que se dispone de 173 cámaras de circuito cerrado, 91 estaciones meteorológicas y 243 paneles de mensaje variable. EFE