EFEMadrid

Una dotación económica para apoyar a las familias en situación de pobreza y exclusión social, garantizar a los hogares con un solo progenitor y a las familias numerosas las condiciones para conciliar tras el cierre de colegios, facilitar el acceso a internet y promover alternativas para niños confinados en viviendas sin condiciones mínimas de salubridad son algunas de las cien propuestas de la Plataforma de Infancia.

Estas medidas, hechas públicas este martes por la Plataforma junto con sus 67 entidades, son específicas para la infancia porque "en momentos de crisis no basta con medidas generales, esperando que los niños y niñas se beneficien de ellas", indica en un comunicado.

"Las organizaciones de infancia somos conscientes de la necesidad de proteger a los grupos de población más afectados por el COVID-19 pero consideramos necesario también que Gobierno, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos pongan en marcha políticas específicas a corto, medio y largo plazo, para proteger a los niños y niñas, especialmente a los más vulnerables, en esta crisis sanitaria", explica Ricardo Ibarra, director de la Plataforma de Infancia.

Estas son algunas de las propuestas:

- Medidas para las familias en riesgo de pobreza y exclusión social ( 2,46 millones de niños y niñas vivían en situación de pobreza y exclusión social antes de la crisis sanitaria): fortalecer la prestación por hijo a cargo a los perceptores, valorando incrementar la cobertura a medio plazo, y asignar una bonificación a las familias que perciben la Renta Mínima de Inserción, pero no esta prestación.

Además, para garantizar que las ayudas excepcionales de alimentación llegan a todos los niños, proponen otorgarlas por renta familiar y no solo por ser beneficiario de beca.

- Medidas de conciliación del cuidado de los hijos tras el cierre de los colegios: extender el permiso a hogares con único referente adulto o familias numerosas hasta que cese el confinamiento y los niños y niñas puedan volver a los colegios.

- Medidas educativas: garantizar el acceso a internet a todos los alumnos, así como abaratar los costes que esto genera para las familias vulnerables y flexibilizar los parámetros de superación de curso, reduciendo el currículo y dando autonomía a los centros para flexibilizar la evaluación.

- Medidas para reducir el impacto en la salud: buscar alternativas habitacionales temporales para aquellas familias en condiciones de hacinamiento y/o infravivienda así como estudiar la posibilidad de habilitar espacios exteriores por turnos y supervisados para que puedan salir a la calle, jugar y realizar una mínima actividad física.

- Medidas para luchar contra el riesgo de un aumento de la violencia en los hogares, medidas específicas para menores dentro del sistema de protección, para dar respuesta a la situación especialmente vulnerable de los niños y niñas migrantes no acompañados y para informar a los niños y niñas en formatos accesibles y lenguaje adaptado. EFE