EFESalamanca

El descubridor de la vacuna contra la malaria y catedrático de Patología Molecular de la Universidad Nacional de Colombia, Manuel Elkin Patarroyo, ha revelado hoy en Salamanca que la nueva vacuna, COLFVAC 90-100, contra esa enfermedad infecciosa comenzará a aplicase a comienzos del próximo año.

Será en algunos países africanos, como Ghana y Senegal, y también en Colombia, según ha señalado en una rueda de prensa previa a la sesión plenaria en la que ha hablado sobre "Las nuevas vacunas" en el marco del I Congreso Mundial de Facultades de Farmacia (IPAP18), que se celebra en la capital salmantina.

La nueva vacuna, con resultados que se aproximan al 97 por ciento en monos de laboratorio, es fruto de la aplicación de diversas áreas científicas, entre ellas las matemáticas, la física y la química.

Una metodología que, en su opinión, se empleará en conseguir nuevas vacunas que protejan a la población frente a nuevas enfermedades que estarán más presentes en un futuro próximo.

En relación con la malaria, contra la que la nueva vacuna COLFVAC 90-100 se pondrá aplicar en humanos a comienzos de 2019, ha considerado que es "un gran problema de salud con 214 millones de casos anuales y 700.000 muertos por año" debido, en gran parte, a que tras la picadura del mosquito que la propaga tiene lugar "un proceso de reproducción rapidísimo".

Ha insistido en la aplicación de nuevas áreas del conocimiento para lograr vacunas "no sólo en la lucha contra las enfermedades infecciosas sino también contra el cáncer, afecciones autoinmunes y las alergias".

"Se trata de vacunas hechas de acuerdo a características físicas, químicas y matemáticas tanto del mosquito en cuestión como del ser humano. Lo hacemos por química cuántica, no hay nada de experimentación".

Ha calificado de "absolutamente irresponsable" la polémica surgida en torno a la eficacia de las vacunas y ha recordado el caso de la vacuna contra la viruela, "que mataba millones de personas", y que eliminó esa enfermedad infecciosa y contagiosa cada vez que había una epidemia.

También "va en camino de eliminar la polio en el mundo", así como la del sarampión, la de la varicela "son millones de vidas y de condiciones de salud", ha reflexionado.

A su juicio, aunque pueda haber "algún individuo con un componente genético que desconozcamos que responde anormalmente frente a las vacunas o a los medicamentos" no se puede "generalizar que las vacunas son malas, eso no tiene ninguna lógica".

El I Congreso Mundial de Facultades de Farmacia (IPAP18) reúne en Salamanca hasta mañana viernes a unas 600 personas procedentes de un centenar de facultades de Farmacia de una veintena de países.

Está enmarcado en el VIII Centenario del Estudio salmantino y fue inaugurado el pasado martes por el premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1993, el genetista y biólogo molecular estadounidense Phillip Sharp.

En ese mismo marco, también la Conferencia Iberoamericana de Facultades de Farmacia (COIFFA) ha celebrado la reunión anual de su comisión permanente y su asamblea extraordinaria. EFE