EFEValladolid

La Policía Nacional ha detenido a quince personas, de las que seis han ingresado en prisión, al desarticular una organización criminal dedicada al tráfico de drogas con la operación Jocoso, en la que ha intervenido sustancias que hubieran alcanzado un valor de 635.000 euros en el mercado ilícito.

El grupo de narcotraficantes estaba afincado en la ciudad de Valladolid y tenía ramificaciones en Bilbao y Burgos, han informado este jueves fuentes policiales.

De los quince arrestos, los agentes han practicado diez en Valladolid, otros cuatro en el País Vasco y uno más en Roa (Burgos), todos ellos como suùestos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal.

La investigación se inició el pasado diciembre, cuando efectivos de la Brigada de Policía Judicial de Valladolid detectaron a un hombre en el barrio de Covaresa de la capital vallisoletana que estaba distribuyendo desde su domicilio sustancia estupefaciente sintética para ser consumida en bares de ocio nocturno en la provincia.

Una vez descubierto que esta persona formaba parte de un entramado con integrantes de nacionalidad española y rumana, vecinos de Valladolid y que eran los encargados del abastecimiento de la cocaína y de drogas sintéticas, los policías localizaron las vías suministro, en total tres, una en la propia ciudad de Valladolid, otra en Roa y la tercera en Bilbao.

El 5 de abril se puso en marcha la primera fase de la operación, con la colaboración de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Bilbao, y fue detenida la cúpula de la organización vasca cuando sus miembros se disponían a realizar una transición de droga.

Como consecuencia de estas detenciones, la organización afincada en Valladolid estableció nuevas rutas de suministro para poder proporcionarse las distintas sustancias estupefacientes que distribuían.

Para conseguir su propósito, se dividieron los papeles para obtener las distintas drogas, en este caso el speed en Roa (Burgos) y la cocaína en Valladolid.

De esta manera, los agentes comprobaron que el hombre por el que se originó la investigación contactó con un histórico traficante de la localidad de Roa para la adquisición de la sustancia sintética, mientras que la otra rama de la organizaron contactó con otro traficante histórico de Valladolid para la adquisición de la cocaína.

Uno de los detenidos tenía entre sus clientes a mujeres que practicaban la prostitución, a las que distribuía droga para que la revendieran en sus servicios sexuales.

Cuando las mujeres se retrasaban en los pagos, el investigado las amenazaba gravemente, habiendo detectado esta situación con tres mujeres diferentes.

El 11 de mayo se puso en marcha la segunda fase con la detención de ocho hombres en Valladolid y la operación finalizó el 18 de mayo con la detención de dos personas más en Valladolid y una en Roa (Burgos).

Culminó así la desarticulación de esta organización estable, coordinada, en la que habían elaborado una compleja estructura en dos ramas con sus funciones perfectamente delimitadas dedicada a la distribución de cocaína y drogas sintéticas en distintos puntos de España.

Los agentes se han incautado de un total de 3.700 gramos de speed, 380 gramos de cocaína, más 104 kilogramos de cogollos de marihuana y distintas drogas sintéticas como pastillas de éxtasis, cocaína rosa (GB-2), ketamina, LSD y cristal.

Respecto a estas drogas sintéticas, se ha intervenido tal cantidad de pastillas que se estima que su valor podría alcanzar los 100.000 euros.

La investigación y detenciones las han realizado el Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valladolid y de UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Bilbao con la colaboración de la Jefatura de Sistemas Especiales de la Subdirección General de Logística. EFE

erbq