EFEValladolid

El presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, se ha ofrecido este martes a ser "eco" de las personas que sufren la trata y la explotación sexual, que "humilla" especialmente a las mujeres.

Durante la inauguración en Valladolid de la exposición "Punto y seguimos. La vida puede más", que incluye 41 fotografías que pretenden sensibilizar a la sociedad acerca de la situación de estas víctimas de la trata de personas, Bláquez ha agradecido su labor al autor de las instantéas, Fernando Mármol, y la directora del proyecto, la religiosa María Josefa Coyantes.

Blázquez ha destacado de Coyantes su labor de acompañamiento de las mujeres que sufren trata y su voluntad servicial hacia ellas, lo que ha comparado con el pasaje de la Biblia en el que Jesucristo pronunció las palabras "talitá kum", que en hebreo significa "levántate muchacha".

El arzobispo se ha ofrecido y ha propuesto a la sociedad convertirse en "artífices de dignificación" en esta lacra que "humilla" de manera especial a las mujeres.

Como anfitrión de la exposición, el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha reiterado el compromiso de esta institución en la lucha contra cualquier tipo de explotación humana, en particular, de mujeres y niños, reflejado en el VI Plan de Igualdad de Oportunidades y contra la Violencia de Género.

La exposición, que ha abierto hoy sus puertas, podrá visitarse en el atrio del Palacio de Pimentel hasta el 10 de noviembre y cuenta con instantáneas acomapañadas de "contundentes palabras que nos obligan a ponernos en la piel de estas personas", según Íscar.

Tras recorrer ciudades como Madrid, Guadalajara, Alicante y Valencia, la exposición llega a Valladolid y se divide en tres apartados: el drama de las víctimas, la indiferencia entre el abuso y la explotación y la esperanza.

La directora del proyecto ha explicado que los nombres que acompañan las citas son ficticios para preservar el anonimato de las víctimas de este problema que afecta en a "dos millones y medio de personas en el mundo".

Coyantes ha denunciado la indiferencia de la sociedad que "niega a las víctimas los derechos que les corresponden por ser personas".

Ha afirmado que son "mujeres muy fuertes pese a lo que han sufrido" y que mantienen la esperanza de salir de su situación, como ellas, las organizaciones que las acompañan también son optimistas.

La comisaria ha manifestado que es necesario acompañar a las víctimas a todos los niveles: emocional, jurídico... y que espera que Valladolid sea una ciudad "abierta, acogedora y con alma" hacia este problema que "debe visibilizarse" para poder hacerle frente.

Preguntado por los altercados de Cataluña y la exhumación de Franco, el presidente de la Conferencia Episcopal ha preferido no hacer declaraciones. EFE