EFEZamora

Las delegaciones de Cáritas Diocesana en Castilla y León han logrado recaudar más de medio millón de euros en fondos destinados a ayudar al pueblo ucraniano con motivo de la guerra, de los que 90.000 euros se han obtenido en una campaña llevada a cabo en Zamora.

La mayor parte del dinero recaudado se destinará a acciones específicas de ayuda humanitaria en Ucrania y en otros del entorno que acogen a la mayor parte de los refugiados y pequeña parte irá a la ayuda que se presta a los refugiados ucranianos en Castilla y León.

El dato lo ha precisado este martes el presidente de Cáritas en Castilla y León y delegado de la organización eclesiástica de ayuda humanitaria en Zamora, Antonio Jesús Martín, durante el acto de entrega de los 90.000 euros recaudados a través de una campaña solidaria de ayuda al pueblo ucraniano promovida por Caja Rural de Zamora.

La entidad ha aportado 40.000 de los 90.000 euros recaudados mientras que el resto del dinero ha llegado a través de unos trescientos donantes que han realizado aportaciones de cantidades relativamente modestas y ninguna de ellas especialmente significativa por su cuantía, según han precisado responsables de la cooperativa de crédito.

Antonio Jesús Martín ha indicado que la organización eclesiástica a través de sus once delegaciones diocesanas en la Comunidad Autónoma ha atendido a un millar de refugiados además de lograr recaudar una cuantía que ya ha superado el medio millón de euros de los doce millones recaudados por Cáritas en el conjunto de España.

Gran parte de ese dinero ya se ha destinado a cubrir necesidades planteadas a través de Cáritas en Ucrania, Polonia y Moldavia, que son las que más trabajan con la población afectada y las que plantean las necesidades para cuestiones concretas.

"Hasta el último céntimo de ese dinero, con total seguridad, se va a emplear y se va a destinar a ayudar a las personas ucranianas", ha resaltado el máximo responsable de Cáritas en Castilla y León.

También ha revelado que la mayor concentración de población ucraniana refugiada a la que atiende Cáritas en la Comunidad se detecta en las ciudades de Valladolid y Burgos, al ser también las que más posibilidades laborales ofrecen.

Por ese motivo Castilla y León no es un destino que acoja mucha población refugiada, que en su mayoría responde al perfil de mujeres con hijos, ya que los maridos se quedan en su país por si son llamados a la guerra.

En su mayoría las personas ucranianas son gente que quiere trabajar y no depender de las ayudas, motivo por el que muchas de ellas eligen en España otros destinos como Madrid o la costa del Levante y otras, tras recalar primero en Castilla y León, se desplazan a esas zonas, ha detallado Antonio Jesús Martín. EFE

1010037

aff/grg

(foto)