EFEPalencia

La empresa palentina Chocolates Trapa, que creó el primer bombón en España hace 50 años, celebra este aniversario apadrinando orangutanes en Borneo dentro de su compromiso con el medio ambiente que le ha llevado a retirar el aceite de palma de sus elaboraciones para frenar la deforestación.

Chocolates Trapa ha optado por celebrar estos 50 años con una acción solidaria a favor de la ONG Orangutan Foundation International (OFI), encargada del rescate y cuidado de los orangutanes de la selva de Borneo, según ha informado la firma palentina en un comunicado.

Su objetivo es concienciar a la sociedad de la situación que sufre esta especie a causa de la deforestación y de la necesidad de proteger el medioambiente.

Para ello ha elegido a 50 padrinos, entre los que se encuentran los actores Maxi Iglesias y Cristina Castaño, mientras otros cinco serán elegidos a través de un sorteo en su perfil de Instagram.

Actualmente la ONG OFI tiene bajo su cuidado en su Centro de Atención a Orangutanes y Cuarentena a aproximadamente 300 orangutanes de diferentes edades que viven en su hábitat natural, las selvas salvajes de Borneo, que forman parte del Parque Nacional Tanjung Puting.

De esta forma Chocolates Trapa refuerza un compromiso con el medioambiente que se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de esta pyme española.

Los bombones cortados de Trapa, los primeros que se fabricaron en España, en 1969, celebran su 50 aniversario con una fórmula renovada en la que se ha eliminado el aceite de palma para frenar la deforestación ya que las plantaciones de palma aceitera impactan muy negativamente en la biodiversidad de forma que la pérdida de hábitats causados por la deforestación y el fuego previos al cultivo de palma puede alcanzar hasta el cincuenta por ciento.

Fundada en 1891 por los monjes trapenses del Monasterio de San Isidro de Dueñas (Palencia), Trapa cuenta desde 2013 con una nueva propiedad de capital cien por cien español, que ha renovado e impulsado la empresa a través de una inversión de más de treinta millones de euros en maquinaria, I+D+i y recursos humanos.

Cuenta con 150 trabajadores, más de 120 distribuidores en España, un catálogo de 290 referencias y tiene presencia en 50 países, entre ellos Italia, Polonia, Países Bajos, Suecia, Hungría, Kuwait, Egipto, Israel, Corea y Japón.

Con la nueva etapa que emprendió hace seis años, la fórmula de sus productos se ha modificado para adaptarla a los nuevos tiempos, y no contienen gluten, grasas hidrogenadas, ácidos grasos trans ni aceite de palma, pasándose a emplear otros aceites vegetales (manteca de cacao, oliva y girasol).EFE