EFEValladolid

Un hombre acusado de robar en casas habitadas en Castilla y León y Andalucía, A.L., ha admitido los hechos que se le atribuyen y se ha conformado con una condena de tres años y cuatro meses de cárcel, mientras otros dos encausados se han comprometido a abonar sendas cantidades de dinero en un plazo de tres días.

La vista oral ha comenzado este martes en la Audiencia de Valladolid contra los dos acusados a los que el tribunal ha proporcionado plazo hasta el jueves para que deposite 6.000 euros cada uno en concepto de responsabilidad civil y, si lo hacen, serán sentenciados a tres años y cuatro meses de prisión, la misma pena que el primer procesado, quien ayer ingresó 6.687,93 euros.

Para imponer esa pena, la Sala ha tenido en cuenta dos circunstancias atenuantes, la dependencia al cannabis y la cocaína, que pudo afectar a que sus facultades volitivas estuvieran ligeramente disminuidas y necesitase dinero para drogarse, y la reparación del daño -el pago del dinero-.

Además, igual que ocurrirá con los otros dos procesados si ingresan la indemnización, una vez cumplida la mitad de la condena impuesta será expulsado a su país de origen.

Los procesados I.D. y A.D., hermanos y de la República de Albania, la misma procedencia que el ya condenado, han tenido también la opción de aceptar los hechos y la pena mínima por los delitos de los que se les acusa, cinco años y un día.

Se han decidido la primera alternativa y, si no consiguen ingresar el dinero en el plazo establecido, será el fiscal el que reclame la pena que considere y el tribunal el que imponga la sentencia.

Antes del juicio, los dos acusados han solicitado la renuncia a su abogada por pérdida de confianza y han propuesto otro letrado, que se encontraba fuera de la Sala de vistas y al que el presidente del tribunal ha solicitado comparecer.

El letrado ha manifestado que sí asumía la defensa de los procesados, aunque ha pedido la suspensión del juicio debido a que la hasta entonces letrada de los acusados le había pasado la documentación sobre la vista el pasado viernes y no le había dado tiempo a preparar una defensa "digna".

El magistrado presidente, previa deliberación, ha rechazado la pretensión de los dos acusados de cambiar de abogado al no considerar justificada la pérdida de confianza y debido además a que deberían haber solicitado la variación de letrado al menos siete días antes de la vista oral como establece la norma.

De acceder a su petición en estos momentos, se incurriría en un fraude de Ley, ha argumentado el juez.

Finalmente el juicio ha comenzado con la declaración como testigo de un guardia civil que participó en la investigación de los hechos, después de que los dos hermanos procesados se hayan acogido a su derecho a no declarar.

El testigo ha explicado cómo averiguaron la participación en los robos de los tres procesados, cometidos entre febrero y marzo de 2019 en Valladolid capital y provincia, en Jaén, Granada y Córdoba, para los que los acusados utilizaban un turismo alquilado en Churriana (Málaga).

Los agentes constataron que los procesados usaban el mismo coche, aparcado siempre a escasos metros de los lugares de los robos, y que los tres vivían en el mismo domicilio de Atarfe (Granada), en el que efectuaron una entrada y registro y localizaron numerosas joyas.

En total, mediante una veintena de robos e intentos de sustracciones, los supuestos autores consiguieron llevarse dinero y objetos con un valor calculado en cerca de 17.000 euros.

Los acusados fueron detenidos el 7 de marzo del pasado año con numerosas joyas y 2.895 euros, todo ello procedente de los robos.

Está programado que la vista oral continúe mañana y el jueves con la declaración de más testigos. EFE

erbq

(foto)