EFEValladolid

La Consejería de fomento y Medio Ambiente ha autorizado la planta de biomasa de Cubillos de Sil, en León, que permitirá generación limpia de energía en una zona minera, con 200 empleos en su construcción y 400 adicionales cuando esté en funcionamiento.

El Boletín Oficial de la Comunidad publica hoy la autorización, según ha detallado la Consejería a través de un comunicado, tras autorizar recientemente el Consejo de Gobierno un préstamo de 42 millones, a través del ente regional de la energía, para impulsar el proyecto.

La planta se nutrirá de 280.000 toneladas al año de biomasa en radio de 150 kilómetros, supondrá un ahorro de 110.500 toneladas al año de CO2, y permitirá una descarbonización escalonada con una generación de 290 gigavatios anuales de energía eléctrica, el correspondiente a 83.000 hogares.

El proyecto lo dirige el Grupo Forestalia, de origen aragonés, con una inversión de 112 millones, de los que 42 proceden del citado préstamo de la Junta, procedentes del que hizo el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa al Ente Regional de la Energía (EREN) en condiciones ventajosas, mientras que otros 28 millones los aportarán los socios y otros 42 procederán de préstamos sindicados.

Además, la Junta, a través del instituto financiero Sodical y de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León también aporta otros ocho millones de euros para una iniciativa se enmarca en el Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros, que lidera la Consejería de Economía y Hacienda, y la planta de generación de energía eléctrica verde a partir de biomasa, preferentemente forestal, se ubicará en el polígono industrial de Cubillos del Sil, de titularidad autonómica.

La autorización publicada hoy permitirá acometer una instalación industrial generadora de empleo mediante energías renovables, que se suministrará única y exclusivamente de biomasa agraria y forestal, procedente en buena parte de trabajos de limpieza de bosques, para la prevención de incendios.

La obligación de consumir únicamente biomasa agroforestal está garantizada en la normativa de la subasta ministerial de energías limpias de enero de 2016, de la que deriva esta ambiciosa inversión, ha detallado la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

En el proyecto participan como accionistas Forestalia, mayor adjudicataria de aquella subasta, que afronta el 83% de los fondos propios previstos en la planta de El Bierzo; y el 17% restante está financiado por Somacyl y el instituto financiero Sodical.

En las últimas semanas han comenzado los trabajos previos de acondicionamiento y preparación de la parcela para la futura planta, cuyas obras han sido adjudicadas al consorcio formado por ACCIONA Industrial e IMASA Ingeniería y Proyectos. Además de la planta de Cubillos del Sil, Forestalia impulsa una segunda planta agroforestal en Guardo, en la Montaña Palentina, en cuya tramitación se sigue avanzando.

En ambos casos, los planes se enmarcan en la priorización de Forestalia por invertir en proyectos de biomasa ubicados en cuencas mineras, dadas las ventajas competitivas de estas zonas, tales como el apoyo institucional de la Junta de Castilla y León, la mano de obra cualificada, la capacidad de evacuación de la electricidad generada y la cultura energética de estas comarcas.

Forestalia ha encargado a Acciona Industrial la construcción llave en mano de la planta de Cubillos del Sil, de 49,9 megavatios, así como la operación y el mantenimiento durante los primeros 15 años de funcionamiento.

Se estima una inversión de en torno a 100 millones de euros, con una generación de empleo de 200 personas durante los casi dos años de construcción de cada instalación, más unas 50 en la operación y mantenimiento.

A estos se suman los empleos directos e indirectos inducidos en aprovechamientos y limpieza de montes, logística y transporte, que alcanzan los 300 puestos de trabajo, según ha Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

La generación eléctrica mediante biomasa conlleva importantes derivadas sociales, ambientales y económicas y es una tecnología con balance global neutro de CO2, algo fundamental para mitigar el cambio climático y las plantas tendrán un impacto positivo en los agricultores locales, que se beneficiarán de esta oportunidad para la venta de paja de cereal.EFE