EFEArroyo (Valladolid)

Las nuevas tecnologías sostendrán en un futuro inmediato el diseño de la nueva política educativa en Castilla y León, una "vanguardia pedagógica" obligada por factores sociológicos y demográficos que también abarcará cuestiones jurídicas y de arquitectura.

"La vanguardia pedagógica requiere de espacios nuevos, también otra arquitectura porque no todo lo nuevo es innovador", ha matizado este martes el consejero de Educación, Fernando Rey, durante una visita a las obras del futuro instituto de Educación Secundaria (IESO) en Arroyo de la Encomienda (Valladolid).

Las clases a distancia (online) de determinadas asignaturas o módulos de Formación Profesional (FP) en el medio rural, los deberes "a la carta" y la estrategia digital asociada a los nuevos planes de enseñanza ha puesto como ejemplos el consejero, en declaraciones a los periodistas.

Todo ello "daría alas en un futuro a la educación", pero antes habría que afrontar la posibilidad de englobar en una misma unidad jurídica a colegios e institutos, incluso entre colegios con escasez de alumnos en el medio rural, para garantizar una misma línea de la enseñanza no universitaria "como hacen los centros concertados".

Los cambios sociológicos y demográficos "deben quedar reflejados en el mapa educativo" del futuro, "pero eso ya tendrán que hacerlo mis sucesores", ha precisado Rey, que el próximo abril finaliza, al frente de la Consejería de Educación, una experiencia política de cuatro años a la que llegó desde la Universidad de Valladolid como catedrático de Derecho Constitucional.

Dentro de ese horizonte de vanguardia pedagógica, el consejero ha incluido además al diseño de los centros educativos en lo que ha denominado "arquitectura de cristal", con espacios amplios, diáfanos, reversibles y efímeros, bien iluminados y flexibles en su utilización lejos del tradicional concepto de "clase cerrada".

"Nos hemos fijado en algunos modelos de centros catalanes para que la arquitectura también refleje el cambio metodológico", a base de clases "sin paredes", con paneles, donde puedan convivir grupos de alumnos de diferente nivel académico y capacidades, con el auxilio de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

El futuro instituto de Guijuelo (Salamanca), entre otros, responderá a este prototipo, ha anunciado.

Acompañado del alcalde de Arroyo de la Encomienda, Jose Manuel Barrio, el consejero ha visitado las obras del primer instituto que tendrá este municipio del cinturón metropolitano de Valladolid, limítrofe con la capital y sujeto a un constante crecimiento demográfico.

Las obras, con un presupuesto de 5,4 millones, comenzaron en mayo pasado y finalizarán para iniciar dentro el curso 2019/2020 sólo en primer y segundo de la ESO, antes de que en año venideros figure a pleno rendimiento con una capacidad estimada en ochocientos alumno en la cuatro cursos de esa etapa académica.

Es posible que con el tiempo pueda albergar algún ciclo de Formación Profesional (FP) este centro al que estarán asignados los estudiantes ahora matriculados en algunos de los cinco colegios existentes en la población.

Su apertura "responde a una demanda que viene desde 2015 con una manifestación creada por una plataforma reivindicativa", ha recordado el alcalde, quien ha expresado su satisfacción y agradecimiento por este logro.

Barrio, perteneciente a la Agrupación Independientes por Arroyo de la Encomienda (IPAE), será candidato a la alcaldía por el PP en las próximas elecciones municipales (26 de mayo), y ha prometido "trabajo y futuro" en caso de resultar elegido. EFE